NECESITO DE VUESTRA COLABORACIÓN.


Cualquier sugerencia, recuerdo o anécdota, así como material gráfico será recibido con gratitud. No dude en ponerse en contacto. Gracias a todos.

email: laciudadlineal@yahoo.es


TODOS LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG ESTAN PROTEGIDOS POR EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

4 de mayo de 2010

EL CINE REX. (Un pequeño tesoro en la cuerda floja)


En el tercer tramo de la Gran Vía, en ese momento conocido como avenida de José Antonio, en un solar en esquina con la calle de Silva, el ya afamado arquitecto D. Luis Gutiérrez Soto, proyectó la construcción de un magnífico edificio para hotel, y locales comerciales en 1943. Este proyecto fue modificado en 1944 antes de su construcción para sustituir parte de los locales comerciales, por una pequeña sala de cinematógrafo y una sala de fiestas en su planta sótano.  El edificio se levantó en diez alturas más la baja y los dos sótanos, realizándose su estructura totalmente en hormigón armado con fachadas en ladrillo fino visto y pilastras de granito. Ocupó un solar en esquina muy abierta creando una fachada prácticamente plana que terminaba de camuflarse con la continuidad de los materiales y su fisonomía.



Fachada continuada del primer proyecto no realizado  a la Avenida de José Antonio 43 duplicado y a la calle Silva 16.

A mediados de 1944 comenzaron las obras y un año después el edificio estaría casi terminado, abriendo en primer lugar el cine, con posterioridad el hotel y años  más tarde la sala de fiestas. 

 
Proyecto definitivo para la fachada del edificio Rex, donde se instalarían un hotel, un cine, y una sala de fiestas con el mismo nombre y dos locales comerciales de varias alturas.

El cine, de una intrincada distribución, se construyó en la parte interior del solar dejando su entrada principal a la avenida de José Antonio y una salida de emergencias a la calle de Silva. La sala que se estimaba con aforo aproximado de 500 espectadores se construyó al revés de lo habitual, dejando la pantalla de espaldas a la entrada y los anfiteatros en su fondo. Junto a la puerta de entrada al hotel en el nº 43 duplicado de la citada avenida, se realizó un amplio hueco de entrada a la sala de cine. En los planos adjuntos a este articulo, aparece en ese mismo hueco una entrada a la sala de fiestas situada en los sótanos, pero hay una gran controversia a este respecto ya que en ninguna de las fotografías de la época se llega a vislumbrar, por lo que da que pensar que esa entrada no se construyó realmente en ese lugar, si no que se trasladó a la entrada principal del hotel accediéndose desde esta. No obstante no es el único detalle ilustrado en los planos que no se llevó a cabo, si no que en el hall de entrada no aparecen tampoco una semirotonda flanqueada por columnas que realmente sí que existió desde el primer momento. Por lo tanto dudamos en como sería la originaría entrada del local ya que no hay ninguna imagen ni plano fiable con el que podamos contrastarlo.


Planta baja del edificio, obsérvese la entrada a la sala atravesada por la sección A-B, esa escalinata al sótano no se construyó en ese lugar.

Por lo tanto llegamos a deducir que el pórtico de fachada que ostenta en la actualidad es el original, construido en su totalidad en mármol y granito, dejando en su lateral derecho un pequeño habitáculo destinado a la taquilla. Traspasando las puertas de entrada nos encontrábamos un espacio bastante amplio y de dos pisos de altura, ya que ocupaba la baja y el entresuelo, y  decorado de una forma muy elegante, pisos de mármol, paredes con abultados y pilastras de escayola, cuatro columnas de  piedra artificial de estilo jónico, y magníficos trabajos de escayola en los techos de los que pendía una gran lámpara de cristales. Todo el espacio estaba decorado con estuco al fuego, técnica que había dejado de utilizarse hacía ya tiempo y que le confería a la estancia un exquisito gusto. [...] 

El resto de la información la podrán encontrar en la página 126 de mi libro "Cines de Madrid"

11 comentarios:

  1. A pesar de las muchísimas veces que he estado en Madrid no conocía el cine REX. Mucho me temo que -como tú dices- termine desapareciendo para siempre reconvertida en otra tienda de cadena multimarca o en dependencias del propio hotel, perdiéndose una sala pequeña pero muy coqueta que con una buena restauración y una adecuada promoción y dirección podría ser un pequeño teatro para monólogos (su escenario no dá más de si) al estilo del viejo cine Pompeya en la misma Gran Vía y que está funcionando muy bien.
    Apunto la idea por si algún promotor la toma.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jordi, muchas gracias nuevamente por tu comentario. Si bien es cierto que convertirlo en parte del hotel lo haría desaparecer exteriormente, creo que es la mejor opción, porque más triste sería que en unos meses pasase a formar parte del grupo Zara convertido en una pequeña tienda de ropa. La verdad es que tiene una distribución muy complicada y dificilmente adapatable a las nuevas normativas. Esperemos que vuelva a resurgir. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola David, nuevamente felicitarte por el excelente trabajo realizado y me uno a la propuesta de reivindicación del Cine Rex. Esperemos que vuelva a resurgir.
    Un saludo.
    Angel

    ResponderEliminar
  4. Gracias Angel, veo un poco complicado que alguien se apiade del pobre local, aunque no hay que perder la esperenza. Os recomiendo que visiteis el siguiente enlace:

    http://www.soitu.es/soitu/2009/10/29/info/1256817886_807841.html

    Un saludo y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Es una sorpresa el ver una sala tan pequeña llena de encanto y que sea un milagro que en parte se conserve casi intacto. La verdad es que seria intersante que se volviera a abrir como un cine club o com he leido en el articulo en una pequeña sala de espectáculos. Porque seria una gran desgracia que sucmbiera como el pobre Avenida, bajo la piqueta comercial. animo y esperamos mas articykis tuyos!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Sindo, esperemos que tenga un buen final, porque como tu bien dices, con el Avenida perdimos mucho, y ya veremos como queda el Palacio de la Musica. Lo el lunes pase por su puerta y crucé los dedos para que siguiera alli, y a fecha de hoy, doy fe de que al menos sigue cerrado. Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  7. Magnífico trabajo como siempre, David. Recuerdo películas como "Los Hermanos Marx en el oeste" y "El Graduado" que vi en el Rex.
    Habría que acordarse de la tienda de modas "Gonzálo", diseñada también por Gutierrez Soto, que está en la esquina con Silva ¿Qué será de su lujosa decoración?
    Gracias por toda la información que tan bien te trabajas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti Charo. Tal y como vi el pasado lunes me da la impresión de que va a desaparecer todo de un plumazo. Pero bueno, la verdad es que ha durado muchisimo tiempo impecable. Tal vez algún esmerado proyecto lo salve de un reforma demoledora. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Buscaré entre mis fotos y te mandaré alguna porque fijo que tengo de diversos tiempos.

    Muy buen artículo.

    Un abrazo,
    Fernando
    www.madsssup.com

    ResponderEliminar
  10. Gracias Fernando, estaré encantado de recibir tus fotografias. Quizás tu puedas sacarnos de la duda de la sala de fiestas. ¿Recuerdas la entrada a la sala de espectaculos? ¿Sabrias decirme donde estuvo situada? Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  11. Tambien tengo buenos recuerdos de esta sala. Hay que ver como se ha perdido esa bendita costumbre de ir a ver las peliculas allí donde las echaban de estreno, y en exclusividad, no como ahora que en un multicines te lo ponen todo. Antes nos moviamos mas por la Capital, en busca de la ultima novedad. Era una buena manera de conocer tu ciudad.

    ResponderEliminar