NECESITO DE VUESTRA COLABORACIÓN.


Cualquier sugerencia, recuerdo o anécdota, así como material gráfico será recibido con gratitud. No dude en ponerse en contacto. Gracias a todos.

email: laciudadlineal@yahoo.es


TODOS LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG ESTAN PROTEGIDOS POR EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

22 de abril de 2018

EL CINE POSTAS



En una de las calles más antiguas de Madrid, la calle de Postas, se construyó en el año 1947-48 un edificio de difícil resolución y el que el arquitecto Juan del Corro Gutiérrez supo encajar una sala de proyecciones con 369 localidades.

Sabemos que esta calle que ya aparecía en el plano de Teixeira en 1656 sin denominación, era una vía estrecha pero transitada, más tarde, en 1769 aparece por primera vez su nombre en el plano de Espinosa, apelativo que tomo de la casa de postas sita en el número 31 de donde partían las sillas de postas o diligencias de la capital.

Esta corta y estrecha calle que fue ampliada en 1620 conduce desde la calle Esparteros c/v a Mayor hasta la calle de Zaragoza que entra en Plaza Mayor, y se desenvuelve en forma curva siendo atravesada por varias vías.

Las manzanas que configuran este trazado son de extraña fisonomía, estando por ello construidos casi todos los inmuebles sobre solares muy irregulares.


Pero en concreto el edificio que nos ataña sería construido sobre lo que fueron dos viviendas, una muy pequeña con fachada a la calle de Postas nº 9 y otra que era una casa de vecindad con acceso desde tres calles, Postas 7, San Cristóbal 7 y esparteros 8, siendo esta última fachada muy angosta.
Ambas fincas se anexionaron formando un único inmueble, que fue remozado y que tras la guerra fue derribado.


Un carro de combate ascendiendo por la calle postas en el año 1936. El inmueble blanco con cuatro huecos de balcón que aparece a la derecha del tanque, correspondía al número 7 de la calle y tras ser demolido se instalaría en él el cine Postas. (Foto DVM)

El solar resultante de la demolición fue un estrecho y extraño polígono de veintitantas caras con tres fachadas y muy difícil de reorganizar. El sr. Juan del Corro creo una estructura sobre dos vigas reticuladas metálicas que quedarían ocultas en el espesor de la siguiente planta, teniendo que quebrar la tornapunta del recuadro derecho para permitir un hueco para una galería de paso.  En dos palabras, las gigantescas vigas de hierro que median cerca de 2 metros de alto fueron empotradas en los muros de separación de los habitáculos del piso segundo, y en uno de los huecos con tensor, hubo que quebrarlo para conseguir paso de un departamento al otro, construyéndose sobre estas tres plantas más.



 Esquema constructivo y una de las grandes vigas que quedarían embutidas en la planta segunda.

A la sala se le concedería el acceso principal desde la calle de Postas, quedando ocupado la fachada a Esparteros relegada al Portal de la finca y salida de emergencia del cine. En el resto de las fachadas se crearon accesos a cinco pequeños locales comerciales, alguno de ellos de reducidísimas dimensiones.
Para sus fachadas se utilizó un sencillo patrón idéntico en las tres caras, quedando la planta baja y primera decoradas con piezas de mármol beige, y dejando el resto de las pisos con ladrillo visto únicamente adornado con piedra artificial en jambas y dinteles de las ventanas.


El cine Postas en los años 60, conservando la original fachada tal y como fue inaugurado. (Nite Owl. Sep 1966)

En la parte superior una azotea con barandilla de hierro coronan las sencillas fachadas.
La fachada a la calle Postas estaba compuesta por dos huecos laterales pequeños destinados a tiendas y uno central con un gran pórtico de doble altura remarcado con mármol de color grisáceo.        A ambos lados de este hueco de poco más de tres metros de ancho por otros tres de altura tenía como reclamo que un cartel luminoso en neón rojo con el nombre del cine sobre la puerta. En el margen izquierdo del edificio a la altura del primer piso se colocaron unas letras rojas de neón visibles desde ambos lados con la palabra cine. A ambos lados del pórtico se colocaron dos grandes vitrinas con los afiches de las películas y sobre ellos, y  aprovechando al máximo el poco espacio existente se colocaban los carteles pintados a mano de la película en exhibición.


Planta baja del edificio, obsérvese el acceso desde las tres calles y la posición intrincada del patio de butacas.

A la izquierda del pequeño pórtico de entrada se encontraba la taquilla, con su pequeña ventanilla que hacía presagiar que el espacio destinado a la taquillera sería tan minúsculo como dicha ventana. Traspasando cualquiera de las dos puertas de dos hojas accedíamos al vestíbulo principal, muy alto a falta de anchura, lo que lo hacía realmente más grande.

En el lateral izquierdo de este vestíbulo se instaló la escalera de acceso al entresuelo de poco más de metro y medio, y bajo esta, con anchura menor la de acceso al sótano donde se instalaron los aseos, y cuartos de servicio, vestuario, calefacción y almacén.

Al fondo del vestíbulo un solo hueco de metro y medio de ancho de acceso al patio de butacas con cortinajes a juego con la tapicería de las butacas.

La total falta de información e imágenes del interior de la sala no me permiten describirla, pero teniendo en cuenta los pocos detalles ornamentales de su fachada puedo presagiar, que ni los materiales utilizados, ni los detalles artísticos fueran de gran calidad. Muy posiblemente debido al año en el que fue construido la decoración fuese funcional, limpia, sin más adornos que pequeñas molduras de escayola en techos.

El patio de butacas no tenía forma rectangular, ni en abanico,  ni era gigantesca tal y como los nuevos cines nos tenían acostumbrados, sino que era todo lo contrario, aunque era ancha no pudo realizarse en forma rectangular, quedando esta seccionada en la parte posterior, donde solo había butacas en un lateral del pasillo central. Existían un total de 284 localidades repartidas en tres bloques, con 21 filas totales y un máximo de 18 butacas en la hilera más ancha.

La pantalla se había situado en la parte más cercana a la calle de San Cristóbal, creando una pequeña embocadura con un mínimo escenario de algo más de un metro. En el extremo opuesto existía otra entrada que comunicaba con un vestíbulo posterior y desde cual se podía acceder al portal de la calle Esparteros a través de un gran hueco de algo más de metro y medio. Existía además en este vestíbulo, el cual era de doble altura una escalera de entrada y desalojo del entresuelo. Esta escalera desembocaba en un descansillo que hacía las veces de pequeño vestíbulo y donde había una pequeña puerta de acceso a la cabina de proyección.


Planta de entresuelo del cine Postas.

Esta puerta comunicaba a un pequeño habitáculo donde había otra puerta de acceso a un despacho, y una escalera estrecha y muy empinada que subía hasta la cabina de proyección. Esta, se había alicatado y poseía puerta antiincendios, pasillo cortafuegos y todos los adelantos del momento en prevención de siniestros. En ella se instalaron unos modernos proyectores de fabricación nacional DAEX (Daniel Extremiana) y un moderno sistema de sonido Phillips. La cabina de proyección tenía luz natural y ventilación directa a un patio de luces interior de la finca.


Artículo publicitario de los modernos proyectores DAEX

Tanto desde este vestíbulo como desde el principal se podía acceder al entresuelo, teniendo ambos pequeñas antesalas de espera con balcón al piso inferior tal y como hemos citado anteriormente. Para acceder al entresuelo estas había que subir una amplia escalera que nos conducía al centro del graderío en su parte más alta, justo detrás de la última fila.
Como nota curiosa había que añadir que la proyección no se realizaba de forma completamente centrada a la pantalla, sino que se esta se hacía ligeramente lateral, lo cual no impedía la perfecta visualización.


Sección transversal del pequeño cine Postas, obsérvese la pendiente que ofrecía el patio de butacas y el vestíbulo posterior.

Cuatro bancadas elevaban ligeramente el graderío, instalándose en él otras 85 localidades más, sumando un total de 369 sillones de aforos. Desde el lateral derecho del entresuelo se podía acceder al vestíbulo alto de la entrada principal y desde aquí a la calle de postas. Al ser tan reducido el aforo no hubo problemas con la dirección general de policía de espectáculos ya que el proyecto cumplía por demás con los parámetros exigidos.

El pequeño cine postas abrió al público el miércoles 22 de diciembre de 1948 con la proyección de noticiarios, dibujos, documentales y el film “La Máscara Azul”, proyectándose en sesión continua desde las 11 de la mañana.

La propiedad del local “Cinematógrafo Postas”  puso al cargo de gerente a Luis Pérez, que supo gestionar el negocio perfectamente, consiguiendo grandes beneficios en los primeros años de exportación. Durante los años 1950 y 1951 mantuvo 34 semanas el programa “La Tonta del Bote” y “La revoltosa” en sesión continua, siendo uno de sus grandes éxitos de taquilla.


Programa de mano de la cinta con la se inauguró el cine Postas. Una comedia  musical de segunda, que atrajo a los clientes.


 Programó cintas de todo género, siempre en sesión continua desde las 11 de la mañana. Al igual que otros pequeños cines de la zona como el Carretas, Sol, o Actualidades siempre tenían clientes desde primera hora, en su mayoría forasteros, gente de negocios que llegaban a la capital por unos días y sentían curiosidad por experimentar el embrujo del cinematógrafo.

Funcionó con esta exitosa programación de sesión continua hasta finales del año 1976 cuando cerró por reforma, ya a cargo del empresario Luis García Ramos, inaugurándose nuevamente el 14 de abril de 1977 con la cinta de estreno “Los placeres Ocultos” que únicamente fue proyectada en este cine.


Continuó con esta programación de estreno de cintas con tintes eróticos algunos meses más concretamente hasta septiembre de 1978 cuando comenzó a proyectar cintas clasificadas “S”, parece ser que la gerencia vio que la afluencia de público era mucho mayor con estas cintas por lo que tornó el local a este género, al que seguían acudiendo la misma clientela que en sus inicios, casi siempre forasteros y gente de paso.


El moderno y reformado cine Postas a finales de los años 70, ya con programación clasificada “S”





   
Cuatro anuncios a página completa de la escandalosa cartelera del cine Postas.

A partir de 1981 deja de anunciarse en los diarios, pero no es hasta 1985 cuando se enbarca en la programación de cintas “X”
Funcionó con este formato durante muchísimos años, pero según iba pasando el tiempo el local se iba quedando más y más antiguado, tanto en programación como en instalaciones.
El porno en los años 80  paso de convertirse en algo prohibido a algo marginal, cada vez los clientes eran menos, y al igual que en el cine Alba de la calle del Duque de Alba la clientela comenzó a convertirse en fija, sobre todo masculina y de la tercera edad.


El cine Postas en los años 90, casi al borde de la extinción. (flick: Garrett Cassidy)

Ya entrada la década del 2010 el cine postas se volvió a reformar, esta vez menguando su aforo, y cambiando su entrada a la de un local contiguo con entrada mucho menor. Este acceso conducía directamente a la escalera de subida al entresuelo, donde se habilitó unos aseos, quedando la planta baja y sótano para otros usos.

Ya ni siquiera existía una marquesina ni una taquilla, tan solo un pasillo con un gran cartelón sobre el que nos indicaba que allí, se escondía un negocio que ya estaba llegando al final del abecedario, ni siquiera sabíamos su nombre, ni que fuera un cine, tan solo quedaba de testigo aquel cartel de doble cara que en su día lució en color rojo, unos tubos de neón que ya ni existen.
En diciembre del 2012 el cine X de la calle Postas cerró para siempre, y su local se vendió, terminando transformado en su totalidad en una tienda se suvenires, que al parecer es lo que buscan los forasteros en la actualidad.   



El cine Postas en 2012 poco antes de su cierre.

Hoy en día el local esta irreconocible, y transformado en una tienda de recuerdos de Madrid en dos plantas que ocupan todo el recinto del antiguo cine. Tan solo posiblemente quede algo del vestíbulo de la calle de Esparteros, donde aún conserva la salida de emergencia, y como testigo de ese pasado que nadie recuerda ya, continua hasta que se caiga o alguien lo quite el letrero de CINE, en el que nadie repara ya.



Autor: David Miguel Sánchez Fernández.

Bibliografía:
Madrid y el Cine. Pascual Cebollada y Mary G. Santa Eulalia. Comunidad de Madrid 2000

Hemerografía:
Revista Arquitectura. 1966 nº 91 págs. 63-66
Revista Nacional de Arquitectura, nº 117, septiembre, 1951, págs. 33-34.
Hoja Oficial del lunes : editada por la Asociación de la Prensa: Epoca Tercera Número 531 - 1949 mayo 23
Hoja Oficial del lunes : editada por la Asociación de la Prensa: Epoca 3ª Número 1982 - 1977 abril 11
Diario ABC. Madrid, 24 de diciembre de 1948. Pág. 25
Diario ABC. Madrid, 5 de enero de 1978. Pág. 74
Diario ABC. Madrid, 20 de junio de 1978. Pág. 126
Diario ABC. Madrid, 31 de agosto de 1978. Pág. 71
Diario ABC. Madrid, 22 de septiembre de 1978. Pág. 65


20 comentarios:

  1. ¡El cine Postas! Creo haber pasado por su puerta un millón de veces, pero nunca entré. Aún existe su rótulo en la fachada, pero pasa desapercibido.
    Es una lástima no contar con imágenes de su interior, (que quizá alguien tenga y le apetezca compartir).
    Gracias por rescatar a estos cines que tanta vida dieron al centro de Madrid, David. Espero que continúes deleitándonos con tus estupendos trabajos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.

      Yo también pasé por su puerta cientos y cientos de veces, casi siempre acompañado de mis padres, recuerdo que aquellas letras tan grandes de SALA X despertaban en mi cierto rubor cuando era pequeño, algo desconocido y prohibido. Estoy hablando de cuando en la tv salian los dos rombos y David tenía que irse fugazmente a la cama, allá por el año 85. Ya ha llovido, y como ha cambiado todo.

      Un abrazo amiga Charo.

      Eliminar
  2. Hola de nuevo .
    Vaya , la de veces que he pasado por allí .... que pena no hayas podido conseguir alguna foto de su interior , pero supongo que al ser un cine de categoría menor , a quien se le ocurriría hacerla .
    Según dices a partir de finales de los 70 perteneció a la familia García Ramos ? Yo estuve hace unos años en la antigua casa familiar de los García Ramos (en puerta de Hierro) lo estaban vendiendo todo y precisamente acudí (ya que conocía a uno de los nietos del patriarca ) a ver si encontraba fotos de antiguos cines ... y lamentablemente no tenían nada de fotos y fíjate que tuvieron cines .
    En fin ... pues si cada vez que pasaba por la calle postas podía ver como esa sala hiba cada vez a menos .
    Como anécdota me contaron que ese cine (a diferencia del resto ) no instalo sistema de video proyección , sencillamente compró a alguna distribuidora dos viejas copias de dos películas porno y las pasaba sin cambiar de programa , por que decían que para qué si la clientela solo hiba a lo que hiba , je je , de echo una vez acudieron a una avería de sonido y el encargado les dijo que no pararán la.proyección aunque estuviera sin sonido ... en fin ... bueno un saludo

    ResponderEliminar
  3. Jordi ha publicado:

    Madre mia, la de veces que habré pasado por delante de este cine, tanto en la etapa de CINE POSTAS como en la posterior convertido en sala X. Aunque forastero prometo que NUNCA estuve en él, algo de lo que tus seguidores seguro que nos arrepentimos.
    El que podría ser interesante como reportaje es de un cine muy cercano el PLEYEL, que ha tenido una vida muy extensa: Cine, Teatro con los nombres de Mayor y Arenal para terminar como un gimnasio del que me aseguran conserva mucho de los elementos del local inicial.

    Como ves ya te mando "deberes" para hacer. Si es que no nos cansaremos nunca de tus reportajes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jordi.

      ¿Qué tal? Perdón pero le di sin querer a eliminar y la maravillosa tecnología de Bloger impide recuperar el mensaje, así que lo publico yo por ti.

      La verdad es que la fachada del cine Postas no invitaba mucho a entrar ni antes ni por supuesto después, con esa gigantesca X de lo prohibido. Pero... por el momento nos quedaremos con las ganas, porque no hay una sola imagen del interior. Estuve realizando una investigación de campo sobre el terreno, pero después de hablar con varias personas, no conseguí más que alguna reseña sin mucho valor, lo único que el local está completamente desmantelado.

      Sobre el Pleyer decirte que no hay nada, no he encontrado ninguna imagen tampoco del interior, así que por el momento se queda en vía muerta.

      Seguro que os sigo sorprendiendo.

      Un abrazo y gracias siempre por ser tan fiel seguidor.

      Eliminar
  4. ¡Cuánto tiempo sin comentarte! (que no leerte)
    He visto en la hemeroteca del ABC que la inauguración del 12 de abril con Eloy de la Iglesia se tuvo que suspender por problemas técnicos, apareciendo el 14 de abril como día de estreno.
    Gracias por tus superartículos y tus super libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Coxis.

      Gracias por estar de vuelta aquí. He echado me menos a muchos seguidores que no faltaban nunca y siempre dejaban un comentario, y tu has sido uno de ellos. Gracias por volver, son el motor que hace seguir con este trabajo que cada día es más complicado.

      Respecto a lo de la reinauguración lo corregiremos, eso demuestra que lees mis artículos. La verdad es que lo hago a propósito para ver si estáis atentos. Jajajajajajaj....

      Un saludo y muchísimas gracias.

      Eliminar
  5. Hola David, de nuevo un gusto visualizar tu reportaje sobre el Cine Postas. Al igual que los autores de los otros comentarios, he pasado infinidad de veces por allí y sigo pasando, pues es un lugar céntrico de camino a la Plaza Mayor y he vivido los diferentes avatares y transformaciones del local. Recuerdo vagamente haber estado una vez dentro, mucho antes de convertirse en sala X, creo que siendo empresario García Ramos. Sólo recuerdo que era un local pequeño pero muy coqueto y tapizado de rojo. Bueno pues esperando que nos vuelvas a deleitar con otro de tus reportajes, recibe un cordial saludo de José Martínez González.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José.

      Muchas gracias por el comentario y los datos sobre el local. La verdad es que creo que todos los que visitamos Madrid alguna vez, pasamos por su puerta. Pero fuimos los menos los que lo conocimos. Quizás alguien recuerde con más detalles su interior.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Lamentablemente cuantos cines en Madrid han desaparecido. Primero fueron los cines de barrio (por que surgieron los videoclub y la gente ya podía ver esas mismas películas en casa ) después los multicines que surgieron por la reconversion de grandes salas que se resistieron a cerrar y ya con películas de estreno . Después cerraron los mismos videoclubs que hicieron cerrar a los cines de barrio y abrieron los llamados Multiplex que eran una mejor versión de los antiguos multicines con pantallas más grandes y salas mejor acondicionadas y ahora cierran los multiplex por la gran y aplastante competencia con las nuevas plataformas para visionar cine y cine en algunas ocasiones de estreno . Y que hacen los cines ? Se reinventan en meras salas-restaurantes o con inventos que ya en su día con otras tecnologías no dieron mucho ..... señores ...la sala de cine , lamentablemente agoniza!. Personas muy puestas en este sector me dicen lo siguiente ... en un futuro próximo cerrarán prácticamente la mayoría de salas de cine , quedarán filmotecas (gracias al apoyo institucional ) y alguna que otra sala para deleite de la inmensa minoría de gente que siempre nos ha gustado disfrutar una película en el cine .Todo se resume en un motivo muy importante y es que la inmensa mayoría de público ya no quiere ir al cine . No le compensa y en realidad ya no le hace falta para ver películas . Es así de aplastante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes muchísima razón Alberto.

      Quizás en unos años ya no quede nada, pero la evolución tiene estos pequeños detalles que para muchos pasan sin darse cuenta. Esto siempre a ocurrido y seguira pasando, en este nuestro espacio y en cientos de otros diferentes.

      Eliminar
  7. Hola. En primer lugar felicitarte por el enorme curro que tiene tu blog. Voy leyendo poco a poco y la máquina de los recuerdos se va activando poco a poco, despertando una sensación agridulce, puesto que siendo sinceros esto es una causa perdida.
    Como tetuanero me he detenido especialmente es el post sobre el cine Lido, no he comentado en el mismo puesto que es ya antiguo y quizás no veas el comentario. Sabía que era un cine rehabilitado, pero las ver las fotos de su primera época, en medio de un Bravo Murillo sin hacer casi me ha dejado alucinado. Incluso mantuvieron la estructura con las dos escaleras laterales subiendo a las diversas salas. La reapertura coincidió con mi ingreso en el vecino colegio de los salesianos allá a mediados de los noventa: me hice un asiduo semanal e incluso varias veces a la semana, de hecho me acuerdo que la primera peli que vi allí fue Alien resurrección jeje. Y mil pelis más, recuerdo que con el carnet de estudiante la sesión era realmente económica -3 euros creo- y allí que me plantaba a las cuatro de cada viernes para ver el blockbuster de turno, casi siempre en la enorme sala 3. Fenómenos como la bruja de Blair, Matrix...a veces he soñado que el cine había reabierto jaja. No vivo en Madrid desde hace unos años, pero tenia entendido que había sido okupado, por ello me ha sorprendido ver un boceto del cine reconvertido en un Massimo duti... es un dibujo realizado por ti? El Cristal creo que es ahora un gimnasio y dios sabe cómo estará el Renoir de Cuatro Caminos. Saludos y enhorabuena por tu blog...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos.
      Tetuan fue un barrio cargado de cines, los había para todos los gustos pero sobre todo los dirigidos al pueblo obrero. Fue una zona donde el invento del cinematógrafo se explotó desde los orígenes y que contó con una veintena de locales que han dejado huella en la historía del cine.
      El cine Lido fue muy querido por los vecinos, tenía una programación maravillosa y una sala muy moderna y acogedora. Lástima que el tiempo vaya dejando atrás todo esto, me hubiera encantado verlo en pleno apogeo.
      El boceto de Maximo Duti aparece en internet, al parecer se barajó la posibilidad de convertirlo en un edificio comercial.

      Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
    2. No había visto que me habías respondido hasta ahora, gracias a ti por responder. La verdad es que Bravo Murillo y Tetuán en general es una zona muy degradada, una combinación de inmigración descontrolada y gente mayor que dudo sea el target comercial de Amancio y compañía, teniendo disponibles miles de centros comerciales e los que instalarse. Sí que se están comprando solares para construir los de moda apartamentos turísticos, por lo menos en la zona paralela de Infanta Mercedes hay hasta cierta especulación. Quizás sea el destino de los cines Lido...
      Fuera de esto, he estado leyendo todo el blog y me ha parecido increíble el trabajo de investigación que haces, muy interesante y una labor para la memoria de la ciudad en un futuro. De todos los cines que van cayendo, el que mayores papeletas tiene para ir el siguiente es el cine Paz de Fuencarral...es el más envejecido que hay en activo. Saludos.

      Eliminar
  8. Hola David. ¿Tienes alguna imagen del exterior e interior del Cine Odeon? Resulta llamativo que un cine de esas dimensiones, ubicado entre las calles de Encomienda y Juanelo, sea invisible a internet. Ahora mismo es un inmenso solar y pronto alojara un gigantesco hostal. Por lo poco que he hablado con vecinos de la zona muchos lo recuerdan y tuvo una gran importancia en el barrio. Un saludo y felicidades por tu inmenso trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tortuwire, muchas gracias por el comentario.

      Desconocía por completo que lo hubieran derribado, es una verdadera lástima, puesto que ese solar estuvo ligado a la historía del cinematografo desde los inicios. En él se instaló desde principios de 1900 varias barracas donde se realizaban proyeciones, pero de todas estas actividades habría que resaltar la del cine de la Encomienda, nombre que mantuvo hasta 1949 cuando se construyó el cine Odeon. Si quieres encontrar alguna imagen búscalo por cine Encomienda. De todas maneras intentaré hacer próximamente una entrada.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Lo han derribado ? Puff hace siglos no pasaba por alli . Ni estando aún en Madrid , pero me acuerdo donde estaba . Lo que me da la memoria alguna vez fuí de pequeño con mis padres.
      Sentí bastante tambien el derribo de los cines Madrid en la Pz. Del Carmen . Les tenía bastante cariño y detrás estuve junto con otra gente de reabrirlos , pero lamentablemente los dueños no quisieron . Tengo bastante material foto y video grafico de ellos , ya que visité el interior como un par de veces aún ya cerrados.
      En fin , cuantas pelis de Lauren Films llegué a ver ahí ... Un día hablando con Antoni Llorens en Barcelona me dijo lo mal que se sentía cuando desgraciadamente no tenía mas remedio que cerrar un cine . En fin , lo dicho .. que me da mucha pena pasear por la gran vía y ver en que se ha convertido . Un saludo David

      Eliminar
  9. Que triste esto de los cines de barrio, todos acaban cayendo de una manera u otra aunque intenten adaptarse, la última víctima el cine Victoria a principios de este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final terminará siendo una especie extinguida. Y demos gracias que el Capitol y Callao no terminen convertidos en una tienda de moda.
      Gracias por tu comentario, siempre son aliciente para continuar haciendo este trabajo.

      Eliminar
  10. Sensacional,como siembre, muchas gracias por tu tiempo y lo que aprendemos.
    Como curiosidad, el otro día viendo de nuevo, y van no se cuantas, "El Guardián del Paraíso", 1955, de Arturo Ruiz Castillo, me di cuenta que en la escena que transcurre casi al final, en la que Fernando Fernán-Gómez está hablando de nuevo con Rafael Barden, están acodados en la cafetería que hay en la plaza Mayor nº. 22, irreconocible hoy en día en relación a como estaba entonces, aunque hay pistas, en esa escena aparece un cartel al fondo de la imagen, y detrás de la barra, anuncia la películas que pasaban en el CINE POSTAS la semana del 16 al 21 de noviembre de 1954 (casi 68 años), lo de las fechas lo he visto en la hemeroteca de ABC, estas eran "Ritmo, Sal y Pimienta", 1951, de Carlos Ríos Torres, y la otra "Retorno al Paraíso", 1953, de Mark Robson.

    ResponderEliminar