NECESITO DE VUESTRA COLABORACIÓN.


Cualquier sugerencia, recuerdo o anécdota, así como material gráfico será recibido con gratitud. No dude en ponerse en contacto. Gracias a todos.

email: laciudadlineal@yahoo.es


TODOS LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG ESTAN PROTEGIDOS POR EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

25 de noviembre de 2010

EL FRONTON MADRID. (En memoria de un difunto.)

Hace unas semanas me disteis esta maravillosa idea, ¿Por qué no escribir algo acerca de los frontones de la capital? Bien cierto es que era otro de los grandes entretenimientos de los madrileños, así que solo por hoy este blog se llama: ¿Dónde están los frontones de Madrid?
El frontón Madrid se construyó en una calle estrecha y céntrica de la capital, que a su vez tenía gran atractivo comercial y era uno de los focos de divertimento de los madrileños. El cine Ideal en una de sus esquinas, en la otra el Teatro Odeón o Calderón, un poco más abajo el teatro-cine Fígaro y prácticamente frente a este, el frontón Madrid. El nuevo edificio era propiedad de Ildefonso Anabiarte, propietario del frontón Moderno que se encontraba en ese momento en el otro lado de la calle y que después de la apertura de su sucesor, sería derribado construyendo en su lugar el teatro-cine Fígaro, propiedad del mismo. El nuevo local era un proyecto del arquitecto Eduardo Lozano Lardet, el mismo que un año antes había diseñado el Cine San Carlos de la calle de Atocha. El edificio se construyó sobre un solar con bastante profundidad lo que haría proyectar su cancha perpendicularmente al eje de la calle del Doctor Cortezo, dejando en la fachada principal los accesos, salones de cafetería y restaurante.    
La portada se había realizado en ladrillo macizo visto, con abultados en piedra artificial en jambas y dinteles de todos sus huecos, destacaba espe-cialmente las alegres vidrieras de colores instaladas en sus ventanas de todas sus plantas. El edificio contaba con un largo patio lateral que llenaba de luz el local, además de una bóveda de cristal y hierro por la que entraba la luz a raudales. La entrada al local se podía realizar desde cinco huecos, los laterales con entradas directas a graderíos y restaurante, y tres centrales con acceso a la cancha, estando todos ellos comunicados entre si. El primer hueco y más a la izquierda, era la entrada al salón de té de la primera planta y restaurant de la segunda.

Fachada del Frontón Madrid.

Planta baja del nuevo frontón Madrid.

Traspasando esta puerta nos encontrábamos un amplio vestíbulo, con el techo muy alto y solado de mármol, al igual que las escaleras que arrancaban a su izquierda. En el otro extremo una puerta grande de comunicación al vestíbulo central e instalado en el hueco de la escalera un ascensor que subía hasta la planta de azoteas, donde estaba la terraza de verano. El segundo vestíbulo o central que  tenía tres puertas a la calle, era el más amplio y en él se encontraba el acceso a la cancha que se hacía a través de una escalinata de dos tiros, bajo la cual se instaló una fuente. Encontrábamos en este espacio las taquillas de apuestas construidas en madera y que se encontraban junto a la puerta de entrada central. Las paredes estaban decoradas con sencillez, en ellas había hornacinas con modernos jarrones, los suelos al igual que el otro vestíbulo eran de mármol y los techos tenían molduras de escayola y florones. 
Una imagen del vestíbulo principal.

En el lateral derecho de este vestíbulo arrancaba una escalinata de cinco peldaños que confluía con la que partía junto a la puerta del quinto hueco o lateral derecho y que subía hasta la planta de entresuelo donde estaban las gradas. Justo al lado de esta escalinata quedaba un paso al vestíbulo lateral inferior, construido bajo la rampa del primer graderío y que servía de accesos a este en toda su longitud por huecos con escalera.


Vista tomada desde el vestíbulo lateral. Desde este lugar se veía parte del vestíbulo central y en él estaban instalados el guardarropa y un pequeño bar.
 
Este vestíbulo era muy largo y se extendía paralelamente a la cancha quedando iluminado cenitalmente por seis ventanas con vidrieras que daban a un patio lateral. El suelo era de baldosín hidráulico, y las paredes estaban decoradas con pinturas de colores muy vivos, en este espacio había además del guardarropa, un pequeño bar y un local para peluquería-barbería. Al fondo estaban los aseos y una escalera posterior que conducía a las tribunas y gradas de los pisos más altos. También había otra escalera de servicio para acceso al contador de pista, a los vestuarios de los pelotaris y demás servicios del frontón. Como hemos mencionado anteriormente se podía acceder a las gradas a través de tres escaleras desde el vestíbulo lateral o bien directamente a la cancha desde el vestíbulo principal, siendo estas capaces para un desalojo muy rápido y ordenado en caso de siniestro.
 

Imagen de parte del graderío del nuevo frontón Madrid. Obsérvese los accesos, al fondo desde el vestíbulo principal o a través de las escaleras desde el vestíbulo lateral.

El edificio estaba construido con estructura de hierro y fábrica de ladrillo, lo cual le confería una presencia muy liviana y esbelta. La disposición de las localidades en la planta de cancha se hizo en ocho filas de butacas, en la planta primera se dividió en pequeños palcos o tribunas con sillas movibles y la tercera era un amplio graderio con mucha pendiente y de entrada general, sumando en su totalidad 1500 localidades. Las butacas eran basculantes, sistema innovador que ahorraba mucho espacio, patentadas por del señor Anabiarte 



Una imagen del vestíbulo lateral de la planta primera.

Estas gradas, tanto en la planta de entresuelo, principal o primera tenían acceso y desalojo desde los dos tiros de escalera situados a ambos lados, además de un ascensor para las localidades más altas. Contaba con todos los adelantos del momento y servicio de cafetería en las propias localidades el cual se realizaba desde el propio restaurant por medio de montacargas y montaplatos. La cancha cumplía sobradamente las medidas reglamentarias, contando con una longitud de 33 metros, los cuales estaban cubiertos por una amplia bóveda de hierro y cristal a dos aguas, donde se había instalado además un modernísimo sistema de luz artificial proporcionada por 80.000 bujías que junto al resto distribuidas por las demás plantas, hacían un total de 120.000 lámparas. Las gradas se alzaban hasta la altura de la segunda planta y sobre estos se había instalado un amplísimo ventanal corrido con orientación norte, que reforzaba la iluminación interior. Todas las puertas y ventanas contaban con vidrieras de colores que filtraban la luz y llenaban el espacio de tonos muy alegres.


Una inigualable imagen de la cancha de juego. Al fondo la jaula del marcador, lateralmente los accesos a pista y localidades, y sobre los graderíos el gran ventanal que iluminaba cenitalmente el espacio.
Obsérvese en la parte superior justo en el centro del techo, el amplísimo lucernario que al caer el sol se iluminaba artificialmente.

Como hemos comentado anteriormente se podía realizar un acceso independiente al salón de té y al restaurant, no por ello único ya que también era posible acceder desde las plantas del propio frontón, de tal forma que podrían funcionar de manera autónoma. La escalera como hemos comentado anteriormente, subía hasta la planta primera donde se instaló el salón de té, estando completamente iluminada por amplísimos ventanales con vidrieras a la calle principal, teniendo una elaborada baranda de hierro con formas geométricas con pasamanos de madera pulimentada.


Una imagen de la escalera.

El salón de té de la planta primera.

Sobre el salón de té y ocupando idéntico espacio se instaló el restaurant, que como hemos dicho anteriormente recibían luz del exterior por una de sus caras, y compartían cocina con acceso por escaleras de servicio y montaplatos. Sobre estas dos plantas se hallaba una amplia terraza hasta donde se desplazaban en las tardes y noches de verano, las meriendas y cenas.



El salón restaurante en el que no faltaba un solo detalle.


Vista del nuevo frontón tomada desde el otro lado de la calle.

El local se inauguró con todos los honores el día 5 de junio de 1929, acto que recogieron los más importantes periódicos de la época.



Varias publicaciones haciéndose eco de la apertura del nuevo local.

Funcionó más de cuarenta años ininterrumpidamente, pasando por algunos altibajos producidos por la guerra civil o la fragilidad del país, siendo el único local que llegó hasta los años 70. Es en esa fecha cuando se realiza una importante reforma  de modernización, volvió ha funcionar aunque tuvo algunos problemas con los propios empleados en los años 70 como se puede comprobar en el siguiente video.
Finalmente se cerró debido principalmente a su baja actividad en los primeros años 80. Con posterioridad se utilizó como  rin de boxeo tal y como aparece en la película "El Crack" 1981 de Jose Luis Garci, o como improvisada sala de conciertos en contadas ocasiones como la del día 28 de Junio de 1981 cuando actuó en el local Barón Rojo. 

video

video

Dos escenas del film "El crack" (1981) 
Después paso muchísimo tiempo cerrado, sus fachadas estaban grises, sus letreros habían perdido alguna de sus letras, sus ventanas estaban abiertas de par en par, y tan solo se veía una oscuridad misteriosa en su interior. En su ultima época se utilizaba como almacén de materiales de construcción e incluso se realizó una reforma de reconversión para la cual se dividio la pista creandose una nueva plataforma en lo más alto y aislando los lucernarios. Según nos han contado en un comentario anónimo pudiera tratarse de un proyecto de reconversión en pistas de padel o squash pero no llegó a ver la luz.


Imagen que presentaba el frontón Madrid en 2008.
El hueco que quedó en lo más alto de la cancha y desde donde todavía se podía observar el lucernario donde iban colocadas las 80.000 lámparas. (Fotografia: Pablo Echávarri)


Imagen del lucernario lateral aún intacto después de tantos años. (Panoramio. Fotografia: Pablo Echávarri)
Espeluznante imagen de un montón de maderas carcomidas, antiguas butacas ideadas por el Sr. Anabiarte. (Panoramio. Fotografia: Pablo Echávarri)

En la página Web de RTVE hace unos años daban la siguiente y trágica noticia.
“El Frontón Madrid, inaugurado en 1929, se convertirá en unos meses en un hotel de lujo y en un estacionamiento subterráneo. Termina así la lenta agonía de un edificio histórico, situado a escasos metros de la Puerta del Sol. Cerrado hace veintisiete años en su cancha se disputaron trofeos como el de San Isidro,  que reunió a los mejores pelotaris. Fue el único frontón del mundo con el raro privilegio de contar con partidos de mujeres, las raquetistas. Esas misma mujeres ganaron a finales de los setenta una demanda por despido improcedente y tuvieron que ser readmitidas después de que su empresa, el Frontón Madrid, donde tantos partidos habían jugado, las echara porque eran demasiado mayores y no podían jugar”.


Imagen aérea del frontón Madrid.
   
Este edificio que en un principio estaba catalogado con un alto nivel arquitectónico ha pasado a estar completamente libre salvo su fachada la cual habrá que respetar. Comenzaron las obras de demolición en 2009 y tan solo se conservaron parte de la crujía frontal, que también fue completamente vaciada.

Fachada del frontón Madrid prácticamente derribado en 2010. (Panoramio. Fotografia: Pablo Echávarri)
       
Desoladora imagen de las escaleras de marmol del Fronton Madrid. (Panoramio. Fotografia: Pablo Echávarri.)


Dos imágenes de lo que quedaba del hueco de escaleras y vestíbulo central que con tanto esmero diseñó el Sr. Lozano Lardet.

Imagen interior de la demolición, aún se ve parte del frontón, y la ubicación de los palcos.
En un par de años este edificio estará ocupado por un nuevo y céntrico hotel de lujo con varias plantas de sótano para garaje, con la desaparición de este, que se encontraba prácticamente intacto, tan solo queda en pie el “Beti Jai”, que si no se remedia terminará sucumbiendo bajo la piqueta.

Autor: David Miguel Sánchez Fernández
Fuentes:

- Hemeroteca ABC
- Foro Urbanity, De Madrid al Cielo.
- Biblioteca Nacional:
                    -  Nuevo Mundo.
                    -  Cronica.
                    -  Libertad.
- Panoramio: Fotografias de Pablo Echávarri.
- Revista Nacional de Arquitectura.
                 

22 comentarios:

  1. Bravo, excelente reportaje sobre uno de los deportes que más aficion despertaba entre los madrileños, que era el fronton.

    Est etipo de edificios es una pena que se acaben perdiendo, porque al fin y al cabo, son parte del ocio y del alma de un pueblo, y más como Madrid, la cual siempre ha tenido locales señeros.

    Sobre todo me encantan los detalles y el como estaba ideado no solo para ser un fronton, sino que incluso con los años se podía haber reutilizado como sala de conciertos o incluso como salon de baile. Lastima que por culpa de un ayuntamiento y una comunidad gobernada por miopes y pancistas, que solo desean convertir Madrid, en un parque de atracciones de lo moderno, dejen perder y morir todos estos edificios.

    Espero que el beti jai no desaparezca, mucha suerte y esperamos más reportajes!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sindo, no te pierdes ni una, así me gusta.

    La verdad es que creo que era un local muy versatil y que realmente no estaba tan mal. Se le podía haber sacado mucho jugo, pero creo que le han sacado mucha pasta. Habría que ponerse tambien en el lugar del propietario ¿No?
    Ahora es tarde y creo que tenemos que luchar con todas nuestras fuerzas para proteger el beti jai.

    Mil gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡ Maravilloso reportaje !!!

    Como bien dices ... tenemos que luchar por salvar el Beti-Jai. No nos queda otro en Madrid.

    Es una pena la gran pérdida del frontón Madrid a manos de la especulación. Por los comentarios que hemos recibido de pelotaris que jugaron allí hace años, técnicamente era un gran frontón sino el mejor de todos los que había en Madrid.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por vuestras palabras. Efectivamente este local pordía haberse conservado ya que era una joya tanto arquitectonica como funcional.
    Pero ahora que lo hemos perdido debemos centrarnos en salvar el Beti Jai, y desde aquí os deseo que lo consigais.
    Ánimo, suerte y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Pero, me pregunto ¿qué intereses hubo en perder los frontones y no las plazas de toros, por ejemplo? Ambos eran entretenimientos muy apreciados por los madrileños y parece extraño que uno se perdiera y el otro no. ¿Tal vez intereses especulativos hicieron que los gustos cambiasen? Es muy extraño.
    En casa de mi madre vivía una mujer (Paquita) que había sido pelotari, que era una profesión no entendida por mi cuando era niña.
    El alcalde de Madrid, siendo madrileño, no debe dejar perder el Beti-Jai aunque sea dedicado a otras cosas.
    Buen trabajo, David. ¡Hay tantas cosas de las que hablar en Madrid!.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo, ¿esa Paquita estaría interesada en participar de un reportaje sobre jugadoras en la capital? Mi nombre es Guillermo Luna, he escrito un comentario con mi propósito de dar voz <8a traves de n video) a aquellas mujeres que entraron en la historia del deporte por ser las primeras que jugaban profesionalmente. Un saludo, mi contacto es gluna79@gmail.com, muchas gracias

      Eliminar
  6. Gracias Charo una vez más!!!
    Pues es cierto, además, fijate que Corte Ingles más estupendo saldría en el solar de las Ventas. Aunque no te parezca estraño!!! ya viste lo que hicieron con la plaza de toros de Felipe II o de Vistalegre. Yo no soy muy partidario de los toros, pero como tu bien dices, si algún día se dejase de utilizar para ese fin no creo que se demoliera, siempre hay otras actividades, circo, competiciones deportivas, mil cosas.

    Gracias Charo.

    ResponderEliminar
  7. David, enhorabuena por el estupendo reportaje. A ver si entre todos conseguimos salvarlo!
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, creo que al menos habría que intentarlo.

    Buen finde!!!

    ResponderEliminar
  9. Por cierto. Os paso este reportaje que salió en la revista "La Ilustración de Madrid" y que habla de los frontones que tuvo:

    http://www.scribd.com/doc/17420767/Frontones-en-Madrid-18911936-La-Ilustracion-de-Madrid

    Espero que lo disfrutéis :-))

    ResponderEliminar
  10. Voy a verlo ahora mismo!!! si me animo el próximo el Beti Jai.

    ResponderEliminar
  11. Un reportaje muy bonito, pero para mí no deja de resultar muy triste y se me caen las lágrimas de ver cómo está actualmente algo que formó parte de mi juventud.

    ResponderEliminar
  12. Siento que todos mis reportajes sean igual de melancolicos y tristes, pero es que la historia de esta ciudad es asi de cruel, y ha destuido casi todas las grandes obras que formaban la vida de nuestros antepasados.

    ¿Conocía personalmente el local? ¿puede darnos algún detalle más?

    Un saludo y gracias por sus palabras.

    ResponderEliminar
  13. ¡Enhorabuena! por rescatar el recuerdo de este Madrid que poco a poco devora la especulación y la indiferencia de sus gobernantes. Algunos vemos con dolor como esto sucede, pero la pregunta es. ¿Al cabo de 50 años más o menos a quién le importará lo que había y se perdió en Madrid?
    Gracias
    Javier

    ResponderEliminar
  14. Actualmente solo queda la fachada, y está realizada la excavación de unas 4 plantas para parking. La primera crujía ha perdido las escaleras y hasta la estructura que ha sido sustituida por una nueva metálica. Los últimos años ha sido un almacén de materiales de construcción, y su espacio interior de frontón contaba con una estructura de hormigón que dividía en varias plantas ese gran espacio, como se puede ver en las fotos del lucernario donde se puede pisar esa losa de hormigón. Creo que fue una estructura que se hizo para construir unas pistas de squash o algo así, pero jamás se acabó ese proyecto ni conozco la razón de su paralización.

    ResponderEliminar
  15. Muchisimas gracias Anonimo, hay esta el kit de la cuestión, por eso se había construido esa estructura de hormigón. Esa hubiera sido una gran solución, haberlo trasformado en un polideportivo que buena falta hacía. Pero bueno el destino lo ha querido asi. Añadire esta informacion al blog.

    Mil gracias.

    ResponderEliminar
  16. No conocía el interior del frontón Madrid por lo que he encontrado muy interesantes las fotografías. ¿Me podríais informar en dónde se encuentra ese frontón Beti Jai del que habláis pues lo desconozco?
    En Tarragona, ante la falta de utilidad de la plaza de toros (ya hora más con la prohibición de los mismos por parte de la Generalitat) se ha reconvertido la plaza con su cubrimiento con una cúpula retráctil y con el cierre de ventanas, climatización cambio de butacaspor mejores etc. Ha costado cerca de 10 millones de euros y se denomina TARRACO ARENA. En ella celebramos desde los concursos de "castellers" (torres humanas) hasta circo, conciertos y parece que incluso hay la intención de programar partidos de baloncesto. Es el ejemplo de que SI SE QUIERE se pueden salvar las cosas. La reforma ha ido a cargo de la Diputación.
    Mi estancia en Madrid fantástica. Un día nos tienes que hablar del cine AMAYA, EL BELLÍSIMO TEATRO LARA y de la azarosa vida de los MARAVILLAS (que creo que este es el tercero que lleva el mismo nombre.)
    Espero que te repongas pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Para que veas que cuando se quiere conservar algo se le busca cualquier uso. Eso mismo hablabamos hace unos días con Charo, sobre el uso de las plazas de toros.

    Lo que queda del fronton beti jai esta en la calle del Marques de Riscal nº 7. Es un edificio completamente descubierto y creo que de unas proporciones mayores al madrid. Lo más importante es que es el único en la actualidad y mucho más antiguo que este. Míralo en la web, merece la pena ver lo explendido que era y lo irreconocible que esta en la actulidad.

    Sobre el teatro Amaya la verdad es que no hay mucha historia que contar, es uno de los ultimos edificios de Gutierrez Soto de la época del Rex o el Carlos III, miraré a ver que hay pero creo que poca cosa.
    El teatro Lara es otro cantar, creo que de este si que hay mucha tela pero me gustaria prepararlo muy bien. Y de los Maravillas ya estoy en ello, tres ubicaciones y cuatro edificios diferentes. Pero todo a su tiempo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. He alucinado con las fotografías del frontón Beti-Jai el cual desconocía por completo. He firmado en la recogida de firmas por su salvación y yo me pregunto ¿de verdad que NADIE en todos estos años ha sido capaz de hacer nada para impedir su desaparición? Me avergüenza en muchos momentos formar parte de una sociedad que no sabe respetar la memoria de una ciudad y en cambio pierde el tiempo contruyendo estupideces solo por el simple hecho de dejar su legado, aunque lo contruído no tenga ningún valor.

    Sobre lo del cine Amaya me sorprende su enorme capacidad, sus amplios vestibulos y el hecho que tuviera un escenario que le ha permitido hoy (según me han informado ha sido ampliado) reconvertirse en teatro. Sobre el Carlos III también sería interesante ur reportaje porque tengo entendido que tenía (o tiene a pesar de estar cerrado) uno de los mejores escenarios de la capital y eso que -segun creo- nunca fue utilizado como teatro.

    Sobre tu libro estan en ello. Si no me lo proporcionan no dudaré en decírtelo para que me lo hagas llegar.

    ¿más recuperado? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Me conmueve que el frontón ya no exista (estaba enterado de ello). La "mili" la hice en Colmenar y represente a Madrid en el torneo Federaciones, como muchos otros. Como yo muchos vascos jugamos y disfrutamos en este frontón ahora desaparecido. Cuantas horas de entrenamiento, incluido el 23 F que nos pillo vestidos de militar. Me gustaría volver por la zona después de tantos años. Quien me iba a decir a mi que después de pisar este frontón al poco de licenciarme jugaría a pelota como profesional. En fin conservo un bonito recuerdo de la época, una pena no poder pisar de nuevo esa cancha aunque fuera vestido de calle.

    ResponderEliminar
  20. yo jugue en el fronton Madrid a finales de los 60´s, fui pelotari de cesta punta, alternabamos entonces cesta, pala y raqueta, el ambiente era extraordinario, habia 2 funciones diarias, por la tarde de 5 a 9 y media, por la noche de 10 1/2 a 1 y ademas en ese fronton aprendi a jugar, mi padre trabajaba alli, era corredor de apuestas y yo desde muy niño asistia casi a diario a sus funciones. Siento una gran nostalgia de aquellos dias y una pena enorme al ver que el fronton desaparecio.

    ResponderEliminar
  21. Buenas tardes, mi nombre es Guillermo Luna y me ha parecido un reportaje valiosisimo, bien documentado y con una estela de preocupación por el olvido al que someten, y sometemos todos al fin, a nuestra historia y a nuestras costumbres. Dicho esto, soy realizador audiovisual, y estoy haciendo varias entrevistas personales a jugadoras que pasaron por los frontones de Madrid allá por los años del primer franquismo. Pediría a David, o cualquiera que tenga interés, que me proporcionase información de alguien que quisiera sumarse a la iniciativa de dejar un testimonio de lo que fueron aquellos años, como se incorporaron las mujeres a la competición y que representaban los fabulosos frontones y su juego en la capital. Tambien me encantaría contar con voces de conocedores del juego y su historia . Mi más sincera enhorabuena una vez mas por el trabajo de divulgación e investigación.

    ResponderEliminar