NECESITO DE VUESTRA COLABORACIÓN.


Cualquier sugerencia, recuerdo o anécdota, así como material gráfico será recibido con gratitud. No dude en ponerse en contacto. Gracias a todos.

email: laciudadlineal@yahoo.es


TODOS LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG ESTAN PROTEGIDOS POR EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

10 de septiembre de 2011

EL CINE CALIFORNIA (Catalepsia)

         En el año 1948, cuando aún resonaban en la cabeza de muchos madrileños la sirena antiaérea, el castizo barrio de Argüelles que había sido destruido en gran parte por los bombardeos, intentaba poco a poco recobrar la normalidad. En la calle de Andrés Mellado nº 53, en un pequeño solar de planta trapezoidal se levantaría un nuevo edificio a cargo de los arquitectos Manuel Ruiz  de la Prada y José Gómez Mesa, en cuyo patio interior se instalaría el nuevo cine California. La construcción realizada en perfecta simetría, eran en realidad dos inmuebles pegados que componen en  la actualidad los números 53 y 55 de la calle. En el centro de los dos portales de acceso a las viviendas se dejó un hueco grande desde donde se accedía al patio interior de la finca en el que se construiría el patio de butacas. La planta del local era muy similar a la utilizada hacia unos años en el Cine Calatravas de la calle Alcalá ya que en ambos proyectos un largo pasillo nos conducía hasta el patio de butacas.


Planta calle del nuevo cine California.

        La parte ocupada por los accesos era casi superior a la ocupada por el patio de butacas, pero al ser una sala interior y sin salidas directas a ninguna calle era la única forma de poderlo establecer en ese lugar.  La portadilla de entrada no era más que un hueco de unos cinco metros de fachada cubierto con una pequeña marquesina donde se colocaron las letras anunciadoras de la sala, bajo esta, un pequeño porche donde separados por un pilar se encontraban las dos puertas de tres hojas cada una que servían de entrada y salida a la sala. Este pequeño porche estaba adornado con mármoles y vitrinas metálicas donde se anunciaba la película en cartel. Atravesando la puerta situada en el lado izquierdo y tras el pilar anteriormente citado se encontraba la taquilla a la cual se accedía desde el lado contrario por el pasillo de salida. El largo y amplio pasillo de entrada-salida se había solado con mármoles italianos de dos colores, blanco y rosado formando cuadros al igual que en las paredes donde además se habían colocado grandes espejos para darle aún más amplitud al espacio. Para los techos se eligió planos lisos de escayola donde iban insertos los plafones de iluminación.


El vestíbulo y las puertas de acceso desde la calle en su estado inicial.

        Al llegar al fondo del corredor este se ampliaba, dejando en uno de sus extremos una escalera de acceso al  sótano donde se encontraban los servicios de calefacción y ventilación de la sala además de los aseos para caballeros y señoras. Frente a esta escalera otra que subía a un segundo vestíbulo bajo el entresuelo donde a su vez se había instalado el bar como en tantas otras ocasiones. El acceso a la cabina de proyección se realizaba desde este mismo vestíbulo y aunque en un proyecto inicial iba colgada del techo de la sala con posterioridad fue modificado recortando el número de localidades y colocándolo entre las últimas filas del entresuelo. [...] 

El resto de la información la podrán encontrar en la página 200 de mi libro "Cines de Barrio"

6 comentarios:

  1. No conozco la sala en persona pero he visto el proyecto en la web del arquitecto, que asimismo hizo el proyecto (en suspenso) de reforma de los viejos cines Madrid (antiguo teatro-fronton Madrid) de la Plaza del Carmen para reconvertirse en uno de los ARTERIA ahora en entredicho.

    Enhorabuena comosiempre por tu trabajo de busqueda e investigación.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Jordi.

    Tengo que agradecer desde aquí al estudio Santiago Fajardo la aportación de documentación.
    Conozco el proyecto al que haces mención y me parece algo magnífico aunque lo veo algo lejano.
    Hablaré sobre ello en breve, estoy preparando la entrada del frontón Central y el teatro cine Madrid.

    Un saludo y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  3. Antes que nada, ha sido una grata sorpresa volverte a ver por aqui. Asi que por mi parte te mando un gran saludo y abrazo.

    Con respecto al articulo se ve que para ser un cine tan sencillo, tenía ese encanto de los pequeños detalles y de tener sus decoraciones centradas en determinadas partes, sobre todo fue un milagro que hasta la ultima reforma se mantuviera tal y como estaba en sus origenes. Lastima que al reformarlo se haya perdido parte de ese encanto.

    En definitiva que me ha encantado el articulo y que bienvenido de nuevo!! un abrazo y esperamos pronto mas cosas!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por la bienvenida y por tu comentario. Para mi es un gran placer poderos deleitar con nuevas entradas que tanto me gustan escribir.

    El pequeño cine California realmente pasó a la historia, porque este nuevo cine ocupa su lugar pero como habeis comprobado es otro.

    Al menos queda la tradición.

    Un saludo y mil gracias.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué he estado de vacaciones y no te había leído, David!
    De mis paseos por Madrid, cámara de fotos en ristre, tengo alguna imagen del cine cerrado y tapiado. Es una suerte que, al final, se haya podido recuperar una sala y no terminase como gimnasio ¿no crees?
    Gracias por tu trabajo, es bueno como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Ya decía yo !Dónde estará mi amiga Charo! Muchas gracias por tus palabras. La verdad es que todos pensamos que nunca más abriría esta pequeña sala. Si tienes fotos del local cerrado mandamelas, de este o de cualquiera, cualquier aportación es buena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar