NECESITO DE VUESTRA COLABORACIÓN.


Cualquier sugerencia, recuerdo o anécdota, así como material gráfico será recibido con gratitud. No dude en ponerse en contacto. Gracias a todos.

email: laciudadlineal@yahoo.es


TODOS LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG ESTAN PROTEGIDOS POR EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

10 de marzo de 2014

LOS CINES DE GETAFE. "EL CINE ALBA O PALACIO"

En el madrileño pueblo de Getafe a mediados de los años 30 del siglo pasado se presentó ante la comisión de policía urbana un proyecto de construcción del que sería el primer cinematógrafo estable de la población. Aunque ya se venían realizando proyecciones en locales adaptados para tal efecto en antiguos almacenes y salones de baile, no fue hasta el año 1935 cuando se construye este edificio exprofeso para tal fin.  El lugar elegido fue un solar en la calle Juan Tolo o Ramón y Cajal nº 3, paralela a la avenida de la Estación y prácticamente a las afueras del pueblo, propiedad de las hermanas Felisa y Tomasa Palacio San Clemente, ambas hijas del General Palacio.  Tomasa a su vez se había casado con José Alba Valdecasas y es de aquí de donde posiblemente naciese el nombre del local, Cine Alba.


Marcado con la flecha blanca el solar donde se levantaría el cine Alba.

Bajo un proyecto del arquitecto Antonio Sala y el aparejador Antonio Galeote Lázaro se diseñó un salón para proyecciones cinematográficas que no tenía nada que envidiar a las nuevas salas de proyecciones de la capital.

Utilizando el más refinado estilo racionalista muy en boga en ese momento se levantó una amplia nave que sería decorado con exquisito gusto. Los constructores Julio y Juan Galeote realizaron la obra en fábrica de ladrillo, y estructura de hierro cubierto por un amplio tejado a dos aguas realizado con “Uralita”. El edificio de forma rectangular ocupaba un tercio del solar, dejando el resto para un largo patio que corría paralelo a la sala de proyecciones y que servía de desalojo de esta. La fachada que era completamente simétrica se levantaba en dos alturas, a la que se añadió un cuerpo lateral, que era un simple muro decorado de igual forma que el resto del edificio.


Alzado del edificio a la calle de Juan Tolo, obsérvese el cartel en lo alto del parapeto con el nombre de Alba.

Su fachada se decoró con largas y esbeltas hileras horizontales de ladrillo macizo fino rojizo que destacaban de los paños lisos enfoscados y pintados en tonos ocres, muy semejantes a los utilizados en otros locales de espectáculos de la capital tales como el cinema Fígaro, Barceló, o Europa.  Una ligera y estrecha marquesina sobresalía sobre los tres huecos de entrada al local, único ornamento superfluo que rompía la continuidad de sus muros. Pequeños huecos simétricos decoraban su superficie, casi todos pertenecientes a los aseos instalados en las dos alturas, salvo los cinco superiores que daban luz y ventilación a la cabina de proyección. Otros dos huecos mayores en la planta superior inundaban de claridad el despacho de dirección y el botiquín. En lo más alto de esta fachada que culminaba en forma escalonada y sobre un paño liso únicamente rematado por una cornisa de ladrillo rojizo se diseñó un amplio cartel con el nombre del local, Cine Alba. A ambos lados de las entradas y de forma completamente simétrica se instalaron las taquillas, una a cada extremo, y las carteleras bajo dos de los huequecillos de ventana de los aseos. Toda la carpintería se realizó en madera de roble y se coloreó al óleo.
Las tres entradas estaban compuestas por dobles puertas que se abrían hacia el exterior para poder desalojar el local en el menor tiempo posible, y daban acceso a un amplio vestíbulo. A la izquierda se hallaban dos puestas, una de entrada a la minúscula taquilla y otra a uno de los aseos, junto a estas se extendía una amplia barra bar. Justamente enfrentado a estas se encontraban otras dos puertas con la misma finalidad  y una amplia escalera que en tres tramos subía hasta el piso superior y bajo la cual se estableció una salida al patio lateral. Esta planta que se extendía únicamente sobre la crujía delantera se hallaba dividida en aseos, almacén, vestíbulo de descanso, dos pequeños palcos para la empresa, botiquín, oficina y contaduría. Además existía una estrecha escalera que se encaramaba sobre una estructura completamente ignifuga donde se estableció la cabina y el cuarto del operador.


Sección longitudinal de la sala. Obsérvese en la primera crujía las tres alturas y el desarrollo de la escalera.

El vestíbulo principal de la planta baja se había decorado de igual forma que su fachada, evitando cualquier adorno superfluo limitándose simplemente a pequeñas molduras de escayola en sus techos tras las que se escondían las lámparas de iluminación por incandescencia. Los suelos se habían solado con baldosín hidráulico imitando mosaicos de igual forma que los aseos.  Desde este vestíbulo y a través de tres huecos con cortinajes se daba paso al patio de butacas, el cual tenía una pronunciada pendiente hacia la pantalla.


Boceto de la planta baja del cine Alba o Palacio en el que aparece además de la sala el espacio del pasillo longitudinal de desalojo.

El suelo del patio se había realizado con tarima de madera soportada por rastreles del mismo material que habían sido tratados con un producto ignífugo para evitar que ardieran. Sobre este se colocaron 750 butacas fabricadas por la casa Juan Peinado ya había realizado importantes trabajos en otros cines de renombre como el Salamanca. El decorador escultor Angel Moya había decorado las paredes con un alto friso de color rematado por un perfil longitudinal dorado, del techo que era muy alto y liso pendía de la cubierta metálica, y se realizó con escayola y cañas, se decoró únicamente con amplias y trabajadas molduras laterales. Varias lámparas con globos de cristal traslucido iluminaban el patio de butacas, y al fondo el escenario bajo el cual se había creado espacio para la orquesta que acompañaba a la proyección. Rodeando al pequeño hueco que escondía tras los cortinajes la pantalla se había realizado un laborioso trabajo de escayola que centraba las miradas de los espectadores. A ambos lados de la embocadura dos ojos de buey ciegos decoraban el amplio muro.
  

Única imagen encontrada del interior del original cine Palacio en su primera época. Obsérvense detalles como las butacas, las lamparas de sus techos o la embocadura de la minúscula pantalla.

En la parte posterior del edificio se construyó una hornacina que sobresalía del resto del inmueble y donde se colocaron los altavoces para el sistema sonoro que poco a poco se iba implantando en todas las salas de proyecciones. En el muro lateral izquierdo se crearon tres huecos con puertas para la evacuación del local que daban a un patio lateral que desembocaba en la propia calle de Ramón y Cajal, junto a la entrada del cine. Ademas se establecieron una casa para el conserje y varios almacenes. Contaba el cinematógrafo con un potente sistema de calefacción de carbón por agua caliente que se hacía tangible a través de varios radiadores instalados por todo el edificio.
El cine abrió sus puertas con el nombre de Palacio, apellido de sus propietarias, en diciembre de 1935 con toda la pompa y el boato que se esperaba, programando cintas de segundo reestreno que llegaban de la capital. Incluso apareció en alguna publicación de la época tal como “La Libertad”. Con el paso de los años comenzó a programar sesión continua y le salieron varios competidores, el mayor el cine Cervera de la calle Toledo. Tuvo que pasar mucho tiempo más hasta que llegaran el Margaritas, el Avenida, Cantorredondo o la terraza Plácido.

       



          

Cinco imágenes aéreas del Getafe en los años 1945, 55, 65, 75 y 2013 en las que se ve la evolución del pueblo hasta llegar a ser una gran urbe. En todas ellas aparece remarcado en rojo el cine Palacio en la calle de Ramón y Cajal 3.

En los años 60 se reformó y se borró por completo su original decoración racionalista interior. Las nuevas tendencias, paredes enteladas y frisos de maderas, techos con materiales de mejor acústica, pantalla de mayor amplitud, y butacas más cómodas lanzaron nuevamente al cine Palacio a la cabecera de las salas de Getafe. Exteriormente se eliminó parte de su fachada, la correspondiente a la salida de emergencias y este solar fue edificado. Las amplias puertas de entrada eran suficientes para desalojar a los espectadores que se congregaban en su interior, aunque se siguió conservando parte del patio lateral que paso a utilizarse únicamente de almacén. Además se construyó una marquesina metálica más larga que abarcaba toda su longitud, cubriendo las taquillas y carteleras y sirviendo además para reclamo de los transeúntes. Con programación en sesión continua prosiguió su andadura hasta casi finales de los años 80 cuando cerró definitivamente. Muchos pensaron en ese momento en una reconversión en discoteca pero no se llevó a cabo ninguna reforma en el local. Permaneció cerrado durante décadas hasta que en los años 90 fue asaltado por toxicómanos que incluso pernoctaban en su interior. De ello se hicieron eco algunas publicaciones y por esa razón el edificio fue tapiado esperando un nuevo uso. 


El cine Palacio años después de su cierre a principios de los 90.


    

El cine Palacio en la actualidad estático e inmortal a la espera de un nuevo uso.

El cine Palacio en el año 2014.


Se desmanteló su marquesina para evitar derrumbes y no fue hasta 2014 cuando se volvió a intervenir en él. El propio alcalde de Getafe Juan Soler puso en marcha un proyecto de recuperación de su fachada, decorándola con un gigantesco y llamativo Smile creado con cds. 
Pero desgraciadamente el cine Palacio fue derribado a finales de julio de 2016, borrando de un plumazo cualquier resto del él y dejando sin uno de los edificios mas importantes y singulares de la primera mitad del siglo pasado.


Agradecimientos:

Archivo Municipal de Getafe en especial a Isabel Seco Campos por la memoria técnica y los datos aportados.

A mis compañeros Carlos Cuño y José Miguel Campos por ayudarme a rescatar este local de su ciudad.

6 comentarios:

  1. Interesante como siempre. ya sabes que yo, cuando no son salas del centro de Madrid voy totalmente perdido (son los post con los que más disfruto), pero me encanta conocer de tu mano la historia de todos estos legendarios locales que, por desgracia, ya hemos perdido para siempre.

    como sigue el tema Pacio-Mango?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jordi por ti comentario. Es maravilloso que no faltes nunca.
      Me pareció un caso interesante. Había llegado hasta mis manos hace ya algunos años ese recorte de prensa del Palacio del Cine de Getafe pero no pensaba que siguiera en pie hoy en día.
      Mis nuevos compañeros de trabajo residentes en esta ciudad me comentaron que aun existía y me puse con ello y aqui está la recompensa.
      Sobre el tema de Mango tengo que hacer un post sobre una iniciativa propuesta para el 25 de marzo en la que se espera una gran concentracion frente a la puerta del inmueble. Si puedo esta misma semana haré llegar la información.

      Un abrazo y gracias por todo

      Eliminar
    2. Hola, David, interesantisimo reportaje y completo, como siempre. pues hay estuve en la concentracion frente al Palacio de la Música, proyectando el corto de Chaplin (proyector y película de mi propiedad) , no fuiste , verdad? un saludo

      Eliminar
    3. Hola Alberto, no pude acudir a la concentración, tenía lío en casa. Pero por mi parte todo lo que pueda hacer desde aquí lo haré.
      Espero, deseo y creo que habrá servido para concienciar a la calle y los políticos aunque sea una muy pequeña parte que no nos olvidamos de los cines de Madrid.

      Eliminar
  2. Magnífico artículo aunque se te ha olvidado un dato importante. El cine Palacio era conocido de forma popular, hasta su cierre, como "el cine del gordo", debido a la voluminosidad de su dueño. También te ha faltado mencionar los cines de verano. Igualmente no sé a qué cines te refieres con Cantorredondo o la terraza Plácido. Ah, y el cine Avenida fue bastante anterior al de las Margaritas.

    ResponderEliminar
  3. Muchisimas gracias pir este reportaje, me ha hecho recordar un tiempo maravilloso en mi vida. Yo estuve trabajando en este cine a finales de los.setente vendiendo palomitas y caramelos.
    Miguel Angel Fuentes

    ResponderEliminar