NECESITO DE VUESTRA COLABORACIÓN.


Cualquier sugerencia, recuerdo o anécdota, así como material gráfico será recibido con gratitud. No dude en ponerse en contacto. Gracias a todos.

email: laciudadlineal@yahoo.es


TODOS LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG ESTAN PROTEGIDOS POR EL REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.

26 de septiembre de 2021

EL TEATRO DE FONTALBA

Después de muchos años escribiendo acerca de locales de espectáculos, sean cines o teatros y  de  haber revuelto entre miles de antiguos expedientes, fotografías, revistas, periódicos e historias personales, creo que me veo lo suficientemente capacitado para pedir explicaciones de  que  ocurrió, y  a  quién se le pasó por la  cabeza  cometer  el crimen  de borrar  del  mapa  y  despojarnos  a los  madrileños de a pie, de los teatros de Fontalba y Apolo.

Hoy le toca el turno al teatro de Fontalba, que jamás funcionó como cinematógrafo, aunque se contempló algún proyecto. No quiero dejar de aportar mi pequeño granito de arena para que al menos quede el recuerdo de uno de los mejores teatros de Madrid.

Corría el año de 1919 cuando en un Madrid convulso, cambiante y moderno, se comenzaba a vislumbrar lo que tanto tiempo se llevaba lucubrando, la famosa avenida que cruzaría la capital de este a oeste, la Gran Vía ya era una realidad, y tras su urbanización comenzaron a nacer los edificios que la engalanarían.

En el segundo tramo de esta amplia calle, concretamente el comprendido entre la antigua red de San Luis y la plaza del Callao, denominado como avenida de Pi y Margall, se proyectó la construcción de dos edificios de viviendas y un teatro para su propietario el Marqués de Cubas y Fontalba,

El solar de planta irregular ocuparía una manzana completa de la nueva avenida, la denominada número 355 letra “J”, con fachadas a cuatro calles, Valverde, Desengaño, Hilario Peñasco y Pi y Margall.

Plano del proyecto de construcción de la Gran Vía presentado en 1904, donde podemos ver claramente la manzana que ocuparía el nuevo edificio para el Marqués de Cubas y  Fontalba.

Boceto del que sería uno de los mejores teatros de la Gran Vía, el teatro de Fontalba.

Fue proyectado en un principio por el decano de los Arquitectos Municipales Don José Salaberry, uno de los artífices de la Gran Vía, y presentado por su hijo político el profesor de la Escuela de Arquitectura Don Teodoro Anasagasti. Es por ello que el inmueble no profesaba las tendencias artísticas a las que Anasagasti nos tenía acostumbrados. Está claro que fue una artimaña para conseguir sin ninguna pega el permiso pertinente, ya que Anasagasti era ya un viejo conocido en el diseño de salas de espectáculos.

El marqués de Cubas y Fontalba, don Francisco de Cubas y Ericé, delegó en su amigo y mano derecha, don Valentín Ruiz Senén las diligencias y responsabilidades del proyecto.


Los señores Francisco de Cubas y Erice, maques de Fontalba y su amigo Valentín Ruiz Senén.

La manzana sobre la que se construiría el teatro de planta trapezoidal fue dividida en tres partes, dos de ellas destinadas a edificios de viviendas, y una tercera inserta entre las anteriores donde se edificaría el nuevo coliseo.

La fachada a la nueva avenida de Pi y Margall era sencilla y en realidad más estrecha de lo que parecía, ya que varios huecos de uso del teatro tales como las taquillas y la contaduría estaban insertas en los edificios adyacentes.

La fachada empleaba un ingenioso recurso para enlazar los volúmenes en un conjunto unitario, pues aunque el acceso al teatro sólo ocupaba los tres vanos centrales, su frontis se apoyaba sobre los paramentos de los bloques laterales mediante dos cuerpos almohadillados extremos que servían para enmarcar una composición académica, en la que se superponían el basamento con triple arquería de medio punto y doble altura, un cuerpo principal ritmado por colosales pilastras acanaladas con extravagantes capiteles decorados con la lira de Apolo que separaban tres ventanales rasgados cerrados por vidrieras emplomadas, y un ático de coronación con otras tres ventanas separadas por pilastrillas, sobre el que campeaba una caprichosa peineta central que servía de pedestal a una escultura alegórica con la Música y la Poesía sentadas al pie de la Libertad.

Madrid.es Patrimonio cultural y Paisaje Urbano, Viviendas y teatro Fontalba para el marqués de Cubas y Fontalba.

Espectacular imagen de la maravillosa fachada del recién construido teatro de Fontalba en los años 20 del siglo pasado.

Alzado principal a la avenida de Pi y Margall en la que vemos el desarrollo de forma completamente simétrica del conjunto.       Obsérvese que la fachada real del teatro tan solo era la ocupada por los tres gigantescos huecos centrales, el resto era parte de los edificios de viviendas que el arquitecto supo integrar perfectamente para darle mucha más vistosidad a la sala de espectáculos.

El inmueble se levantó en su totalidad con estructura de hormigón armado a cargo de la “Constructora Aragonesa”, lo que liberó de molestos pilares al auditorio y lo proporcionó robustez y seguridad.

El acceso principal se realizaba por cualquiera de los tres huecos que estaban precedidos de una preciosa marquesina de hierro y cristal prensado. En el interior un amplio hall servía de antesala al vestíbulo y en él se encontraban las taquillas.

El interior del local había sido decorado con refinado gusto siguiendo el patrón del afrancesado estilo Luis XVI a cargo del diseñador belga M. Sacé.


Detalle de las vidrieras de los pisos principal y segundo que inundaban de luz de colores el interior del salón de té y bar americano del lujoso teatro.

El vestíbulo de entrada principal. Obsérvese los caros materiales con los que fue construido el edificio.

Otro aspecto del elegantísimo vestíbulo de entrada al teatro de Fontalba. Detalle de la entrada principal al patio de butacas y el largo pasillo de platea de la sala.

Suelos y frisos de mármol engalanados con carísimas alfombras, techos decorados con fastuosas molduras de escayola coloreadas en dorado, lámparas, apliques, carpinterías nobles y tallados de bronce, cortinajes de terciopelo y damasco color azul y un selecto mobiliario.

Este vestíbulo que servía además de salón de fumar, al igual que el resto del teatro, tenía instalado un moderno sistema de ventilación que reciclaba el aire cada diez minutos.

Plano de planta baja del edifcio Fontalba, remarcado en rojo el espacio ocupado por el teatro.

A ambos lados del gran vestíbulo de entrada se encontraban las escaleras principales, suntuosas y recargadas, construidas con los más caros mármoles y barandillas de tubo de latón pulimentado, y que subían tres plantas para dar acceso a las localidades de entresuelo, principal y anfiteatro, a pesar de que solamente se utilizaban para entrada y salida a las localidades de lujo.  Estas escaleras tenían luz natural proporcionadas por ventanas a un amplio patio interior. El acceso a las localidades más baratas de rampa de paraíso y palcos de tertulias se realizaba desde la calle del Desengaño.

Volviendo al gran vestíbulo principal y traspasando cualquiera de los tres huecos de acceso, llegábamos al gran pasillo que en forma de herradura recorría de lado a lado el teatro. En él, existían tres grandes huecos de paso al patio de butacas, dos laterales y uno central, además de diez puertas que conducían a los palcos de platea y proscenio.

Al fondo de los dos lados del pasillo se encontraban dos escaleras simétricas con acceso desde la calle del Desengaño y que habíamos mencionado anteriormente, que ascendían hasta la ultima planta del edificio y servían además como desalojo de todo el local.

No obstante, el arquitecto estudió la forma de dotar al inmueble de otras dos escaleras más de evacuación en caso de siniestro, y conectó de forma muy acertada los amplios pasillos a las escaleras de servicio de sendos edificios adyacentes, pudiendo desalojar el inmueble por los portales de viviendas de las calles de Valverde e Hilario Peñasco, actual del Barco.

En todas las plantas y accediendo también desde estos largos y amplios pasillos se habían instalados las toilettes y aseos para damas y caballeros, ambos con ventilación y luz natural que recibían de un patio interior.


 
Espectacular imagen de parte del patio de butacas y palcos de todas las plantas del elegante teatro de Fontalba.

El fantástico patio de butacas de planta de herradura italiana, tenía una ligera inclinación hacia el escenario y estaba solado con caros mármoles y engalanado con suntuosas alfombras que recorrían los pasillos más transitados. Se habían instalado 416 butacas con asiento reclinable construidas en caoba por una empresa inglesa y tapizadas en terciopelo azul. Existían además instaladas en las cuatro primeras filas aparatos acústicos al igual que en los teatros de Berlín, que mediante un pequeño altavoz amplificaba el sonido y estaban diseñados específicamente para personas con problemas auditivos.

En las cuatro primeras filas de butacas se instalarán para quien lo desee los aparatos para sordos. Bastará para ello que el espectador, al sacar en taquilla su localidad, pida el suplemento para sordos, y el acomodador le entregará el aparato, basta entonces enchufarlo en una cajita que hay como le digo en todas las butacas de las cuatro primeras filas. Estos aparatos se gradúan a voluntad con una llave. Los micrófonos están extendidos convenientemente por la escena, a fin de que suene siempre por igual la voz del actor, sea cual sea el sitio en que éste se coloque.

NUEVO MUNDO N.º 1604 1924 PAG 24

Se comentaba en prensa que las localidades en general eran tan cómodas, que hasta las de anfiteatro ofrecían mejores condiciones para el espectador que las superiores de cualquiera de los teatros existentes en Madrid.

La decoración del interior de la sala se había realizado de igual forma que el los suntuosos vestíbulos utilizando el estilo Luis XVI, con carísimos materiales, mármoles y bronces cincelados. Los antepechos de los balcones de la planta principal estaban engalanados con bajorrelieves clásicos con representaciones de ninfas y musas, siendo los del resto de plantas más sencillos con simples molduras o representaciones florales.


El techo de la sala era una maravilla en el que se había realizado un fantástico trabajo de escayola que rodeaba una gigantesca lámpara plafón, que a modo de claraboya iluminaba todos los rincones de la sala. Además, se había instalado en todos los pisos de palcos tubos de iluminación indirecta perfectamente camuflados.

Todas las colgaduras, cortinajes y tapicerías se habían realizado en terciopelo y damasco de color azul y gris.

Accediendo por cualquiera de las dos escaleras principales llegábamos al entresuelo, donde un largo pasillo idéntico al anterior daba servicio a los 21 palcos que componían la planta, dos de ellos de proscenio. Todos los palcos del teatro contaban con una pequeña antesala.

El acceso a la planta principal se hacía también exclusivamente a través de las dos escalinatas principales. En este piso y de idéntica forma a la planta baja existían diez palcos, cinco por lado, y tres entradas al piso de “butacas de principal”, colocadas en tres holgados pasillos con una media de cuarenta localidades cada uno, dando un total de ciento doce localidades.

En esa misma planta y sobre el gigantesco espacio ocupado por los vestíbulos de entrada se había instalado un espectacular salón de té con vistas a la Gran Vía, con tres amplios ventanales con vidrieras emplomadas con balconadas.

Planta primera del teatro de Fontalba y viviendas anexas. Obsérvese detalles como el gran salón de té, la colocación de los camerinos a ambos lados del escenario, o los aseos en los pasillos de acceso a las localidades.

El acceso a las localidades del segundo piso se realizaba desde las escalinatas principales donde de igual forma que en las plantas inferiores, existían diez palcos, dos de ellos de proscenio y cuatro huecos de entrada a “preferencia de anfiteatro” siendo la primera fila de butacas y las tres siguientes de asientos de anfiteatro, sumando un total de ciento cincuenta y seis localidades.  

Al igual que en el piso inferior y sobre el salón de té se instaló un fantástico bar americano, donde además se hizo hueco una pequeña librería donde adquirir las mejores revistas de arte, deporte y moda.



Las plantas segunda y tercera o de localidades de paraíso del teatro de Fontalba.

Entendemos que el bar estaba compartido ya que había una escalinata que dejaba bajar a los espectadores de las “localidades de paraíso”, a las que únicamente se podía acceder desde las escaleras de la calle del Desengaño.

En esa última planta existía una primera fila de “butacas de paraíso” y el resto eran cinco filas de asientos. Formaban un total de doscientas sesenta y ocho entradas, mas diez palcos de tertulias con mínima visión de la escena.

Los pilares de sustento de los pisos superiores se habían suprimido gracias al uso del hormigón armado, lo que facilitó la visión desde casi todas las localidades, porque si que existían columnas entre las últimas filas del paraíso.

La cubierta del patio de butacas se había realizado con unas gigantescas cerchas de hierro fundido, que sujetaban el techo de escayola de la sala, y sobre las que se había instalado tablilla de madera y teja plana. Existía en el centro del tejado una claraboya de cristal que iluminaba las entrañas del teatro donde se encontraban los sistemas de ventilación e iluminación.


Sección del edificio entre las calles de Gran Vía y Desengaño donde se ve claramente la configuración interior de los pisos del teatro de Fontalba.

Volviendo al patio de butacas no podíamos dejar pasar la embocadura de la escena que se había remarcado por un espléndido trabajo de mármol, coronado por un grupo escultórico que sustentaba el escudo de la familia Cubas Erice. El telón de boca de terciopelo azul y tisú de plata había sido realizado en la Real Fábrica de Tapices, y bajo él, se encontraba el telón de entreactos en el que se representa “La danza de las ninfas” pintado por Colmeneros.

Espectacular imagen del telón de boca, parte de los palcos y detalle del grupo escultórico.

El espacio escénico tenía unas dimensiones extraordinarias, con una anchura en boca-escena de doce metros que se ensanchaba hasta casi los veinte en los hombros, y un mínimo de diez de fondo.

El tablero del escenario se había realizado en madera tratada con productos químicos lo que la hacía ignífugo. Los muros del cajón que contenía la escena eran dobles y se habían forrado con planchas de hierro, existiendo además un novedoso sistema de cortinaje de agua que se activaba desde fuera de la escena, y que mediante unos tubos con agujeros cada siete centímetros rociaba todo el escenario a modo de lluvia, y conseguía apagar incluso el fuego más violento. Existía un gigantesco depósito en lo más alto del edificio que suministraba además presión a las diferentes bocas de riego repartidas por toda la sala. El teatro contaba con doble acometida de aguas, una por parte del Canal de Isabel II y otra por el de Santillana.

Se había instalado además un sistema especial de batería que aseguraba la luz en la sala, aun en el caso de que un gran incendio alcanzara a la instalación.

Existía además, un telón metálico que a modo de cortafuegos aislaba por completo el escenario del patio de butacas y que funcionaba accionado mediante un motor eléctrico.

Seis salidas de emergencia por planta, dos en la escalera principal, dos de las entradas por la calle del Desengaño y dos más a las escaleras de servicio de los edificios vecinos; estas cuatro últimas con puertas antipánico, sin cerraduras ni cerrojos y que se abrían hacia fuera con un sencillo tirador.

Esquema de instalación sección lateral y frontal del telón metálico instalado en el teatro de Fontalba.

El teatro fue dotado con todos los adelantos en escenografía. Un gigantesco telar del que pendían decenas de decorados diferentes permitía la posibilidad de representaciones de todo género. Los detalles en iluminación era otro de los platos fuertes, disponía de baterías eléctricas y reflectores capaces de conseguir los más teatrales efectos ópticos de diafanidad del cielo, movimiento de las nubes y de asociar el cinematógrafo a la escena, mientras que los focos de candilejas concentraban la luz en los rostros.

Además, se había instalado un curioso aparato que reproducía los ruidos del viento, del trueno y de la lluvia.

Bajo el patio de butacas existían varios almacenes, una peluquería para los artistas, e incluso dos amplios cuartos insonorizados: uno para ensayo y otro salón de música. Quedando espacio aun para despachos de dirección y de representantes, taller y almacén de mantenimiento, carbonera y cuarto de la caldera. El teatro poseía un completo y potentísimo sistema de calefacción y renovación de aire mediante circuitos impulsados por motores eléctricos.  Desde la planta de sótano se accedía también al foso y contrafoso instalados bajo la escena lo que creaban una gigantesca caja de resonancia.

En el fondo izquierdo del escenario se había construido un tiro de escalera para artistas que conectaba de forma independiente todos los pisos, y que tenía acceso directo desde la calle del Desengaño.  Además de las dos entradas de público general anteriormente citadas se habilitó un gran hueco central que a modo de chácena servía de entrada de mercancías, y que conectaba directamente al espacio escénico.

 

Sección trasversal del teatro de Fontalba en la que se aprecia diversos detalles de la construcción.

Ascendiendo por esta escalera de artistas que se levantaba en cinco alturas teníamos acceso a veintidós camerinos con salita recibidor, duchas y aseo. Cierto es que el acceso a estos cuartos era largo e intrincado, puesto que no solo había que subir hasta el piso deseado, sino que en algunos casos había que atravesar además un largo y estrecho pasillo de más de veinte metros.

Existieron algunos detalles que tuvieron que ser subsanados respecto al proyecto original. Al parecer y según se ve el los planos adjuntos, las escaleras no podían tener ninguno de sus peldaños en abanico en prevención de caídas ante el desalojo de emergencia.

El teatro iba a ser inaugurado a pesar de que las viviendas aledañas aun no habían sido terminadas. El éxito estaba garantizado en este el primer local de espectáculos de la gran nueva avenida.

Tras varios días de anuncio y posterior retraso el teatro fue inaugurado oficialmente el lunes 20 de octubre de 1924 con el estreno de la comedia en tres actos “Virtud Sospechosa” de Jacinto Benavente.

El teatro de Fontalba poco tiempo después de su inauguración.

La función inaugural fue todo un éxito, a ella acudieron los reyes de España  don Alfonso XIII y doña Victoria Eugenia, autoridades, la flor y nata de la sociedad española y un concurrido grupo de periodistas.







Varios aspectos del teatro de Fontalba en los primeros años 30. Obsérvese los detalles de las carteleras instaladas en el pórtico de entrada y las letras luminosas anunciadoras de la obra en representación.

Aparecieron también críticas desde el primer día, al parecer el espacio destinado a guardarropía se quedaba corto con tanto traje de gala, lo que apareció reflejado en algunas publicaciones al día siguiente de la inauguración.

La tarde del 26 de noviembre de 1924 el teatro de Fontalba se volvió a llenar por completo, en esta ocasión no para disfrutar de una obra teatral, sino para escuchar al ilustre conferenciante Howard Carter acerca del descubrimiento de la tumba de Tutankamón. Al acto acudieron los reyes de España acompañados del duque de Alba e ilustres autoridades.

En diciembre de 1924 algunas publicaciones afirmaban que el cartel del Fontalba era ruinoso, y que no estaban a la altura del coliseo. Algunos días después se volvía a mencionar el local por lo poco concurrido que se encontraba.

Poca gente va en general a los teatros, pero en esto de la soledad, el Fontalba es el campeón. Esperemos tiempos mejores.

Castilla (Madrid. 1924). 21/12/1924, n.º 44, página 19.

A los pocos días nuevamente aparecían publicaciones en la sección de espectáculos calificando de bochornoso el cartel de flamante teatro. ¿Quizás existía algún tipo de maldición sobre él?

 



EN FONTALBA

«1.945»

El teatro Fontalba no tiene suerte; debía ser, a estas horas, uno de los predilectos del público madrileño, y tampoco la obra estrenada ayer logrará que lo sea. «1.945» es una nueva equivocación muy lamentable, de la que no tiene la menor culpa la Empresa, que será, en definitiva, la que pagará la penitencia.

Realmente es curioso lo que ocurre con ese teatro; el marqués de Fontalba, con un propósito plausible de dotar a Madrid de un bello coliseo enteramente a la moderna, busca sitio en lo mejor de Madrid, gasta una millonada en hacer un edificio cómodo, confortable, suntuoso y del mejor gusto; pide obras a los autores cúspides—y no contamos entre ellos al señor Maura—, contrata a los artistas que cada autor le pide, porque los cree necesarios para el mejor éxito de su obra, y, sin embargo, de dar así espléndidamente cuanto le indican su costumbre de ver grandes teatros extranjeros y sus méritos, muy bien provistos de antecedentes estimabilísimos en materias escénicas, no consigue romper el hielo ; ¿ por qué ?

No sería difícil hacer un análisis que sirviera para diagnosticar el mal, y a la vez para encontrar el remedio; pero, por el momento, y aplicando como ejemplo el caso de ayer, baste con decir: porque los autores se equivocan, y sin duda la Empresa y la Dirección del Fontalba son demasiado respetuosos con ellos.

El Globo (Madrid. 1875). 30/12/1924, n.º 16.378, página 3.

Finalmente, algunos meses después, y tras el cambio de género el teatro de Fontalba comenzó a levantar el vuelo teniendo llenos apoteósicos tardes y noches.

La tarde del 11 de abril de 1925 durante la representación de la obra “El tío Quico”, un espectador llamado Gregorio Manuel Ortiz se sintió indispuesto, y rápidamente se montó un gran revuelo en la sala. Poco se pudo hacer por la vida del enfermo pues a pesar de ser atendido por el resto de espectadores falleció minutos después en mitad del patio de butacas.


A finales del año 1925 y durante 1926 la afluencia comienza a aumentar, cómico, lírico, conferencias, galas benéficas… cualquier tipo de evento para salvar la carrera del Fontalba.

 Y así continuará su andadura con altibajos, siendo uno de los locales más lujosos de la capital, pero rebajando su categoría para garantizar su continuidad.

Fachada del teatro Fontalba en abril de 1936 con la obra en cartel “Mari Eli”, poco antes de comenzar la guerra civil.

El día 24 de julio de 1936 el teatro es incautado por el sindicato del teatro Popular, su consigna: “Proyectos para un teatro sano del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”

"Columna de voluntarios catalanes desfilando frente al teatro Popular." Fotógrafo Atienza.

En el teatro de Fontalba están colocando un anuncio en luz roja se ha de ver por la noche que dice lo transcrito y además ostenta la estrella solitaria y la hoz y el martillo. El programa que expone las hojas de propaganda cuenta con representar obras teatrales rusas, francesas y neoyorquinas, y ¡El alcalde de Zalamea!…Española

Diario de Burgos : de avisos y noticias: Año XLVI Número 19133 - 1936 agosto 14

En septiembre de 1936 tras la muerte de Federico García Lorca el sindicato de autores y compositores proponen denominar al local “García Lorca”, aunque finalmente el nombre se le atribuyó al teatro Muñoz Seca de la cercana Plaza del Carmen.

Funcionó durante toda la guerra a pesar de estar en uno de los lugares más bombardeados de Madrid.

El 31 de marzo de 1939 un día antes de proclamarse el final de la contienda el teatro recobra su nombre original y comienza un nuevo periplo por aquel Madrid destruido.

Durante años siguió funcionando a pleno rendimiento y con llenos apoteósicos, matinés, tardes y noches.

El patio de butacas del Fontalba en los años 40

Entrada del teatro de Fontalba con la obra en cartel Barnum Radio Ilusión en febrero de 1942.

Este éxito le acompañó hasta febrero del 1952 cuando cambia de nombre y de empresa, pasándose a denominar teatro Álvarez Quintero.

En febrero de 1954 vuelve a cambiar de empresa y se rumorea que será transformado en cinematógrafo, pero la sorpresa es mayúscula cuando la prensa de la época comienza a anunciar que el Fontalba será derribado para ser sustituido por una entidad bancaria.

Nada puro parar su inevitable final, el que fue el primer teatro de la Gran Vía pasaría a engrosar también la fatídica lista del primer edificio derribado de la misma. Con el Lope de Vega convertido en cine, la gran avenida se queda sin ninguna sala de espectáculos teatrales.

El 17 de mayo de 1954 comienzan los trabajos de demolición del teatro Álvarez Quintero, enclavado en la avenida de José Antonio número 30, que duraron hasta principio del año siguiente, momento en el que sobre parte de la armadura del primer piso se comenzará a construir una alta torre que separa a los edificios gemelos que acurrucaban al teatro de Fontalba.

 

Una de las últimas imágenes del teatro de Fontalba (Álvarez Quintero) aún con una obra en cartel.






Varios aspectos del avanzado proceso de demolición del que fue teatro de Fontalba. Los trabajos de demoraron durante casi un año debido a la robustez del inmueble que recordemos había sido construido enteramente con estructura de hormigón armado.

 


Otras dos imágenes de la demolición tomadas desde una azotea al otro lado de la calle. Obsérvese el detalle del grupo escultórico que no se salvó de la piqueta y el nombre del local sustituyendo al de su antecesor.

 

La vida continúa incesante en la gran avenida de José Antonio mientras el teatro de Fontalba se termina de evaporar.

El diseño del esbelto edificio que había que encajar en el solar del antiguo teatro para sede central del banco salmantino de Coca, corrió a cargo del arquitecto Luis Blanco Soler.

El estilo constructivo totalmente contrapuesto a los edificios adyacentes, hizo que el banco de Coca en la Gran Vía Madrileña pasase a ser uno de los edificios más desacertados, por decirlo de alguna forma jamás construidos.

Un alto friso de granito negro ocupaba toda la fachada del antiguo teatro en sus dos primeras alturas, dejando el resto en color beige, rasgado por repetitivos ventanales que rompía por completo la armonía del conjunto.


Proyecto del banco Coca. 1954

La construcción del edificio se demoró algunos años y no fue hasta 1958 cuando aquel rascacielos que competía con el edificio Telefónica vio la luz. El feísmo había llegado implantado como nueva moda, poco después el derribo del hotel Nueva York y su cine de Actualidades que fue suplantado por otra sede de entidad bancaria que como esta, también desentonaba por completo.

Un aspecto de una ajetreada tarde en la Gran Vía Madrileña frente al nuevo  edificio del banco Coca.

El banco Coca estuvo en activo hasta 1978 cuando tras su disolución fue absorbido por el Banco Español de Crédito.

Ya en los años 80 el edificio pasa a ser propiedad de la entidad bancaria Banesto.

Obsoleto ya el inmueble que albergaba en su interior centenares de metros de oficinas se sume en una profunda rehabilitación integral a cargo de Federico Echevarría, quien intentó reconciliar el pasado y el presente de todo el inmueble.

 


Madrugada en la Gran Vía con los edificios del Banco Coca y Telefónica rascando el cielo madrileño.

Cierto es que la reforma llevada a cabo por Federico Echevarría nos acercó ligeramente al desaparecido teatro de Fontalba, creando además una fusión entre la portada sutilmente similar a su antecesora, pero coronado con una alta torre de cristal de color azul.

Después de haber albergado durante muchos años una tienda de la conocida firma Stradivarius, una pequeña sucursal de Banesto y trece plantas de oficinas el edificio se encuentra nuevamente en reforma para aglutinarlo junto con sus colindantes y convertirlo en un exclusivo inmueble de viviendas de lujo. Aun tendremos que esperar para ver el resultado final.

Creo que en esta ocasión sería bien merecido el que una pequeña placa homenajeara al lugar indicando que aquí se levantó uno de los más lujosos teatros de Madrid. El teatro de Fontalba.

 





                                                          Varios aspectos del conjunto en la actualidad a la espera de su nuevo uso.



HEMEROTECA Y BIBLIOGRAFIA.

 

El Liberal (Madrid. 1879). 19/2/1924, página 2.

El defensor de Córdoba : diario católico: Año XXVI Número 8037 - 1924 julio 9

El Cantábrico : diario de la mañana: Año XXX Número 11069 - 1924 octubre 8

El Imparcial (Madrid. 1867). 16/10/1924, página 6.

Nuevo mundo (Madrid). 17/10/1924, página 24.

El Liberal (Madrid. 1879). 21/10/1924, página 1.

El Sol (Madrid. 1917). 21/10/1924, página 2.

Nuevo mundo (Madrid). 28/11/1924, página 19.

El Liberal (Madrid. 1879). 27/11/1924, página 2.

Muchas gracias (Madrid). 1/11/1924, n.º 40, página 3.

La Construcción moderna. 15/12/1924, n.º 23, página 1.

Muchas gracias (Madrid). 20/12/1924, n.º 47, página 6.

Castilla (Madrid. 1924). 21/12/1924, n.º 44, página 19.

El Globo (Madrid. 1875). 30/12/1924, n.º 16.378, página 3.

La Construcción moderna. 15/3/1925, n.º 5, página 8.

El Imparcial (Madrid. 1867). 12/4/1925, página 3.

El Luchador: diario republicano: Año 24º Número 8598 - 1936 julio 25

Diario de Burgos: de avisos y noticias: Año XLVI Número 19133 - 1936 agosto 14

Diario de Almería: periódico independiente: Año XXV Número 6883 - 13 septiembre 1936

El Adelanto: Diario político de Salamanca: Año 55 Número 16859 - 1939 marzo 31

Diario de Burgos: de avisos y noticias: Año LXIV Número 19626 - 1954 mayo 18

Hoja Oficial del lunes : editada por la Asociación de la Prensa: Número 824  1955 enero 3

ABC MADRID 07-12-1954 página 15,17

https://prensahistorica.mcu.es/es/consulta/registro.do?id=11000483560

Archivo de Villa de Madrid: 15-32-36 El teatro de Fontalba.

https://culturadiversa.es/2017/05/primeros-rascacielos-espanoles.html

http://lasheridasdelaguerra.blogspot.com/2009/05/

11 comentarios:

  1. DAVID... que hay de nuevo, amigo.

    Ha sido una sorpresa entrar hoy y mirar (como hago todas las semanas, ya sin esperanza y encontrarme este post INCREIBLEMENTE DOCUMENTADOS, sobre uno de los mejores teatros de Madrid -junto, para mi, el APOLO y el LIRICO de Marqués de la Ensenada-).
    Por favor, no vuelvas a abandonarnos. Aunque no lo creas, tenemos "mono" de tus artículos.
    Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jordi. La sorpresa ha sido para mi mayúscula al ver tu comentario el primero como siempre y sin falta. Ya tengo otros dos artículos preparados para los meses siguientes. Pensaba que nadie me había escrito y realmente lo que ocurría es que tenía deshabilitada la notificación de comentarios.

      Gracias de verdad, muchísimas gracias por no haber perdido la esperanza.

      Eliminar
  2. Buenas tardes david casi 2 años sin saber de ti un gran trabajo como de costumbre me gustaria o creo mejor decir nos gustaria leerte por aqui mas a menudo madre mia la de cosas que han cambiado en estos 2 años cine lido es un aldi cine canciller es un aldi cine los angeles es un mercadona cine regio o renoir cuatro caminos son un gimnasio espero de verdad leerte mas a menudo se te echa muchisimo de menos un saludo jose luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Luis, yo no os olvido, pero el material es muy escaso, y a no ser una carambola como la del Fontalba es difícil maquetar un buen artículo.

      Prometo no defraudaros en unos meses. Dentro de poco otra entrega. Mil gracias.

      Eliminar
  3. Buenos dias david casi dos años sin saber de ti cuantas cosas han pasado desde entonces el cine lido convertido en un aldi el canciller otro aldi el los angeles convertido en un mercadona el regio o renoir cuatro caminos un gimnasio los conde duque goya otro supermercado que no se si estara terminado. una gran entrada la del teatro fontalba como siempre aunque yo soy mas de cines espero empezar a leerte mas a menudo un saludo jose luis

    ResponderEliminar
  4. Hola David, encantado de poder encontrarte de nuevo con este minucioso reportaje sobre el desaparecido teatro Fontalba, la verdad es que me ha gustado mucho. Lamentablemente un crimen más sobre nuestro patrimonio histórico, siempre por la maldita especulación, pero nos conformaremos con las fotos y descripción de lo que fueron y destruyeron. Espero que la próxima entrada no se prolongue tanto, supongo que por la pandemia y que podamos disfrutar de un nuevo reportaje. Gracias David y un fuerte abrazo. José Martínez González

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudes José que pronto tendréis una nueva entrega. Mil gracias por estar siempre ahí.

      Saludos.

      Eliminar
  5. Hola David , Hoy me ha dado por entrar en tu Blog a ver si habías insertado algún nuevo artículo y me encuentro con esta sorpresa. Como siempre un gran artículo y excelentemente documentado , como siempre. Pues ni me acordaba de que en esa ubicación de Gran Vía hubiera habido un Teatro. Raro que no hubiera funcionado como Cine en algún momento , ya que la mayoría de los Teatros de la Gran Vía lo hicieron. Aunque quizás ese teatro dejó de existir (no me he mirado muy bien las fechas ) antes de la gran crisis de los teatros , que precisamente obligarón a los empresarios de los susodichos a pasarse al cine , que curiosamente a lo que pasa hoy en día , eran el mejor negocio . Aún me acuerdo cuando trabajaba en ellos ver esos inmensos aforos llenos hasta reventar para ver el taquillazo de turno . Ahora mi querida Gran Vía no es ya desgraciadamente tal como la retrataba Garci en sus Cracks , ese Broadway madrileno tan maravilloso, ahora es un centro comercial , muy queda de antes ... Bueno sin alargarme más espero volver a deleitarme con más artículos tuyos , aunque tal como dices ya sea complicado conseguir más material. Tal cómo te dije hace poco , en lo que te pueda ayudar, encantado estaré.

    Un abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto.

      Hablamos hace unos días y no te dije nada, era una sorpresa. Se que no es de los que más te gustan, que prefieres los cines de los años 50 y 60, esas grandes salas de barrio que tanto nos impresionan.

      Tal vez la siguiente. Dentro de poco lo descubriréis.

      Un abrazo y cuídate mucho.

      Eliminar
  6. Muy buenas David, me he llevado una gran alegria al ver un nuevo articulo tuyo. Te estabamos echando mucho de menos. El articulo del Teatro Fontalba muy bien documentado, como siempre. Era un gran Teatro, que pena que lo tirasen. Espero pronto tus proximos articulos. Un abrazo - Federico Bayo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Federico, ¿Qué tal? Yo también me alegro muchísimo que aun después de tanto tiempo continuéis visitando la página por si acaso... Espero no defraudaros y en muy poco tiempo volver a publicar algo nuevo.

      Gracias a ti por esa espera. Un saludo.

      Eliminar